Aviso #7, de parte de nuestra Obispo en relación con el COVID-19, 16 de Junio de 2020

Estimados líderes pastorales del Gran Área Noroeste de la IMU, 

Ha sido una bendición ver a las iglesias del Gran Noroeste responder al COVID-19 con gran precaución, compasión y creatividad. No ha sido fácil suspender la adoración en persona durante tres meses, pero has estado a la altura de las circunstancias y has ejercido una gran precaución por la salud y el bienestar de tus vecinos. Muchos de ustedes han desarrollado la capacidad de ofrecer adoración en línea. Otros envían boletines impresos y sermones cada semana. Has encontrado formas de ofrecer compasión distribuyendo tarjetas de regalo, haciendo máscaras faciales, ofreciendo cajas de comida, celebraciones de cumpleaños y ceremonias de graduaciones en autos. Su creatividad ha dado lugar a círculos de oración, grupos de estudio y reuniones de niños virtuales. Has dirigido con abundante gracia a través de un tiempo muy difícil y limitado. 

Aún así, no es posible reunirse para la adoración en línea en todos los lugares donde se encuentran nuestras iglesias. Y no es posible organizar campamentos de verano de forma segura. Es desgarrador no poder sostener la mano de un ser querido moribundo o reunirse y honrar a los que han fallecido en un servicio memorial. 

Como su obispo, he luchado toda la semana pasada en saber cuál es la mejor manera de dirigir, atender las necesidades de tantas iglesias y comunidades a las que ustedes sirven, enfrentando circunstancias tan variadas. La “curva” de los nuevos casos de COVID-19 se ha incrementado desde que las restricciones fueron flexibilizadas en relación con la interacción social en la mayoría de los estados en el mes de mayo y después del fin de semana del “Memorial Day”. Se desconocen los impactos que tendrán las grandes protestas públicas por la justicia racial desde la muerte de George Floyd el 25 de mayo. Los profesionales de la salud están muy preocupados de que podamos estar viendo el comienzo de otro pico que podría amenazar con colapsar a los sistemas de atención médica. 

A pesar de las serias reservas, efectivo de inmediato, estoy flexibilizando las restricciones sobre el culto en persona y el cierre de edificios que permiten la transición de la Fase 1 a la Fase 2 de “Re-imaginando nuestra vida juntos”. Esto significa que SI …

  1. los planes de reapertura de una iglesia han sido aprobados por su superintendente de distrito (o, en el caso de otro entorno ministerial, por su director de ministerios conexiónales), y
  2. el plan es consistente con la guía de salud pública local y estatal,

ENTONCES … la iglesia puede implementar su plan para entrar en la Fase 2.

Además, en respuesta a las solicitudes de aclaración, las siguientes enmiendas e interpretaciones están vigentes durante las Fases 1 y 2:

  1. Para la protección contra COVID-19, se recomienda que los adultos vulnerables y las personas con condiciones de salud previas no se reúnan con otros en las instalaciones de la iglesia o para actividades de la iglesia. Sin embargo, respetando el derecho de los adultos a elegir el nivel de riesgo que aceptarán, ningún adulto puede ser excluido de las actividades de la iglesia debido a su edad o condiciones de salud que pueden hacerlos vulnerables a la enfermedad. Las iglesias deben tener un proceso establecido para que las personas sean conscientes de que ingresar al edificio y participar en las funciones de la iglesia puede exponerlos al COVID-19. Una vez conscientes, no deben excluirse únicamente por su protección.
  2. Las personas pueden ser excluidas de ingresar a las instalaciones de la iglesia o participar en actividades de la iglesia si hay razones para sospechar que pueden estar infectadas con el virus y estarían poniendo en riesgo a otros por su presencia, o si se niegan a cumplir con los protocolos de higiene y distanciamiento especificados en el plan de re-apertura de la iglesia. El distanciamiento social y el uso de una cubierta facial no son protección suficiente para permitir la participación de una persona que haya dado positivo, haya estado expuesta o muestre síntomas del virus.
  3. Estas pautas no pretenden evitar que se ofrezcan servicios esenciales en el edificio de la Iglesia con la condición de que se observen los protocolos de distanciamiento e higiene.     

Siguiendo caso por caso, los superintendentes de distrito pueden aprobar los planes de la iglesia local para la Fase 2 que incluyen lo siguiente:

  1. Adoración desde los automóviles, sin acceso al edificio de la iglesia.
  2. Adoración al aire libre, sin acceso al edificio de la iglesia.
  3. Grabaciones musicales individuales para la adoración en línea, incluyendo canto e instrumentos de viento, en el santuario de la iglesia siguiendo las medidas de precaución.

A medida que las congregaciones vuelven a imaginar la vida en común juntos y consideran cómo y cuándo reabrir, cada congregación todo líder metodista unido debe considerar las tendencias alarmantes y el grave daño potencial de abrir demasiado pronto o sin una preparación adecuada. Mientras reflexiona con otros líderes de su iglesia, tome una visión amplia y de largo alcance del impacto de sus decisiones y acciones.

La investigación en ciencias sociales y ciencias de la salud es motivo para tener precaución.  Veintiún estados, incluyendo los estados de Alaska, Oregón y Washington en el Gran Área Noroeste, están experimentando un aumento en los casos desde la apertura y como consecuencia de la socialización durante el fin de semana del “Memorial Day”.  Aún se desconoce el impacto que las grandes protestas públicas por la justicia racial van a tener en la propagación del virus.  

Las prácticas de prueba y el rastreo de los casos son inconsistentes en nuestra área e insuficientes en algunas áreas. La capacidad de atención médica esta distribuida de manera desigual en toda el área y está en peligro de verse abrumada si COVID-19 vuelve a resurgir. 

Las personas que prestan servicios esenciales, las personas de color y las personas pobres son desproporcionadamente vulnerables a contraer la enfermedad, de tener una atención médica no adecuada y a tensiones económicas que esto provoca. Las decisiones de aceptar los riesgos que conlleva la reapertura con la esperanza de cosechar los beneficios de una mayor libertad individual, interacción social y recuperación económica tienen el efecto de privilegiar a los mas privilegiados y hacer que los mas vulnerables sean los mas perjudicados.

Las expresiones de urgencia para reabrir provienen de varios motivos. Algunos están preocupados por el presupuesto de la iglesia.  Algunos están preocupados por la economía. Algunos sobre la pérdida de miembros por una iglesia vecina que ha abierto para la adoración. Todos reconocen la necesidad emocional, mental y espiritual de la interacción humana, y lo ven como la misión de la Iglesia de reunir personas para apoyo, oración, aliento y consuelo. Algunos escuchan el llamado al testimonio profético, la acción en la Iglesia, y sienten que este momento de la historia nos obliga a reunirnos, organizarnos y salir a las calles para abogar por la justicia y la misericordia racial.  Los cristianos enfrentamos dilemas morales bien extraordinarios en este tiempo tan complejo.

La salud física y la salud económica son intereses mutuamente dependientes.  La salud no es simplemente un valor progresivo.  La estabilidad económica no es simplemente un valor conservador. Si la pandemia continúa extendiéndose, la economía no se recuperará.  Si ponemos en marcha la economía alentando a las empresas a abrir y a las personas a regresar al trabajo antes de que sea seguro, esto aumentará el número de casos de muertes, y nuevamente la economía sufrirá.   

Ninguna iglesia debería alinearse simplemente con un lado u otro de la actual división política en Estados Unidos. Los cristianos deberían estar dispuestos a ser capaces de sacrificarse ahora por tener un resultado a largo plazo que beneficiara a toda la familia humana.  No solo mi familia, mi congregación, mi ciudad, mi condado, mi estado, las personas que se ven, piensan o votan como yo. Amar al prójimo como a uno mismo significa, actuar ahora de una manera que intentamos dirigirnos a la meta de una espiritualidad completa y proclamamos la sanidad de la casa de Dios.

Algunos de ustedes se preguntan acerca de la adoración al aire libre con cubiertas faciales y distanciamiento social. ¿Qué dilemas morales podría presentar la adoración al aire libre?  ¿Cómo evalúa la bendición de reunirse como comunidad de fe contra el posible daño de la exposición a la enfermedad? ¿Qué motiva el deseo urgente de reunirse nuevamente? ¿Es para atender las necesidades de las personas en la iglesia? ¿También sirve al público en general?  ¿Qué mensaje se envía si la gente ve la iglesia reunida al aire libre? ¿Tal reunión alentaría a las personas a continuar limitando sus interacciones sociales, o podría dar la impresión de que el peligro ya pasó?

“Re-imaginar la vida juntos” alienta a cada congregación a dejar a un lado algunas costumbres y tradiciones que han servido durante una temporada, y a descubrir y experimentar nuevas y diferentes formas de vida congregacional. El impulso urgente de reunirse nuevamente, darse la mano, abrazarse, cantar juntos, partir el pan juntos en la mesa de la comunión o en la mesa de la comida, surge de un anhelo de volver a los hábitos que nos hacen sentir cómodos, pero quizás a costa de la seguridad de otros. ¿Podríamos pensar en COVID-19 como una temporada de estar en “ayuno” de formas y hábitos familiares de la iglesia? ¿Podría ser este el momento en el que revisamos los “armarios” de nuestra iglesia para ver qué sigue encajando o trabajando, qué se ve bien y qué está desactualizado, en mal estado o simplemente ya no encaja? 

Sé que liderar una congregación es un desafío durante un momento de tales amenazas a la salud y la interrupción de las rutinas normales. Sé que hacer las adaptaciones necesarias para llevar a cabo las funciones básicas del ministerio es estresante y requiere aprender formas completamente nuevas de relacionarse. 

Mis primeros videos de “selfies” en la temporada de COVID-19 fueron grabados en mi teléfono, sostenido en un estante por hilo y una banda elástica. Con paciencia y buen humor (tienes que reírte o seguramente llorarás) he aprendido relajadamente, y dejo que lo que soy capaz de producir sea lo suficientemente bueno . 

Recuerdo las supuestas últimas palabras de John Wesley: “ 

“Lo mejor de todo es que Dios está con nosotros” en la risa, la frustración, las lágrimas y los preciosos momentos de santidad. 

Oro para que puedan tener el poder de comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.

Efesios 3:18-19

Obispa Elaine JW Stanovsky
Area Episcopal del Gran Noroeste


Translated and adapted by Rev. Cruz Edwin Santos, Director of Hispanic /Latinx Ministries

Traducido y adaptado por el Rev. Cruz Edwin Santos, Director de Ministerios Hispanos/Latin@s


COVID-19 Statistical Reports

© Copyright 2019, Greater Northwest Episcopal Area. All Rights Reserved.
%d bloggers like this: