Respuestas de nuestras Iglesias Locales al COVID-19

El pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo. John 6:33


Amigos y Colegas en Cristo, la gracia y la paz estén con ustedes mientras navegamos por las aguas inciertas y desconocidas del COVID-19 que cambian nuestras vidas.

USTEDES HAN SIDO INCREIBLES! Mientras navegaba por una variedad de experiencias de adoración en línea estos dos últimos domingos, observe personas cantando, orando y predicando con todo el corazón. Mi profundo agradecimiento a cada uno de ustedes que están intentando algo nuevo en respuesta a las circunstancias nuevas y desafiantes que vivimos.

Al mismo tiempo, sabemos que esto no va a funcionar para todas las personas ni para todos los lugares. No hay nada de malo si su iglesia decide enviar boletines y sermones impresos o si se une a otra iglesia para su culto en línea. Si intenta algo y no funciona, solicite ayuda o pruebe algo diferente. No hay una sola respuesta correcta para todas las circunstancias y capacidades de nuestras iglesias. Los líderes que se adaptan y no siguen a la multitud, usan los recursos que tienen (o pueden obtener) para atender las circunstancias que enfrentan.

Tu tienes muchas preguntas sin respuesta

Pascua de Resurrección. Usted quiere saber acerca de las celebraciones de Semana Santa y Pascua de Resurrección.  Les prometo que antes del martes 24 de marzo les informare si extenderé, enmendaré o levantaré la suspensión de la adoración en persona en nuestras iglesias. Cumpliré esa promesa.  Yo esperaba tener una decisión hoy, pero luego de consultar con otros líderes de la conferencia y asesores de la respuesta a esta crisis, voy a esperar para tomar una decisión final. Es probable que extienda la suspensión de la adoración hasta la Pascua de Resurrección, el 12 de abril de 2020 y tal vez más allá, así que prepárense para esta posibilidad. Estamos planeando ofrecer una alternativa en línea para la adoración local durante la Pascua de Resurrección en caso de que la adoración en persona continúe suspendida.

Conferencia general. Conferencias Anuales. Conferencia Jurisdiccional.

Ayer supimos que la Conferencia General de mayo se pospondrá. Los líderes del área del Gran Noroeste y la Jurisdicción Occidental están monitoreando de cerca las recomendaciones de las agencias de salud pública, ya que el bienestar de todos los participantes es nuestra mayor preocupación. Les informaré tan pronto se tomen decisiones acerca de la Conferencias Anual y Conferencia Jurisdiccional.

Finanzas. Sabemos que estamos en medio de un dramático descenso económico. No sabemos cuánto durará ni qué tan profundo será. Sabemos que ya algunos están experimentando pérdida de empleo e ingresos. También sabemos que algunas iglesias locales ya están experimentando ingresos bien reducidos. Los líderes de la conferencia ya están explorando formas en que podemos aliviar la presión sobre las iglesias locales, y formas en que podemos mantener las funciones esenciales de la conferencia durante este tiempo de escasez.

Trabajo con el Espíritu y el Alma: Cuidar nuestras relaciones personales, nuestro espíritu así también como nuestros cuerpos.

Sabemos que los seres humanos somos vulnerables a la inseguridad y al aislamiento, de la misma manera que somos vulnerables a este virus.  Comparto con ustedes sus inquietudes acerca de cuán dañino puede ser el miedo, la escasez y el aislamiento al momento de tratar de mantener un equilibrio entre 1) proteger y preservar la salud física y 2) la preocupación por la salud espiritual y el como fomentar el nutrir nuestras relaciones personales. En el mejor de los casos, vemos, atendemos e invitamos a la integridad de las personas a las que servimos para que estén presentes en la adoración, en la oración, en la vida de la Iglesia. Pero también sabemos que no estamos realmente completos por teléfono, ni en línea, ni con 6 pies de separación.

Pero nos preguntamos; ¿Cómo profundizamos nuestra confianza en Dios, en los demás y cultivamos la interacción humana mientras practicamos distancias seguras entre nosotros? Un pastor cambio la manera de decir  “distancia social” por “distancia física”, enfatizando la importancia de acercarse socialmente, a pesar de la distancia física. Esto un desafío. Pero no es imposible. Sé que estás alcanzando un buen nivel compartiendo ideas creativas: desde la adoración en línea hasta la manera en que compartes las despensas de alimentos y las reuniones de oración para tu comunidad.

¿Qué esperanza nos ofrece Dios?

Su fe en Dios debería ser un recurso para usted en estos tiempos.

El COVID-19 está causando cambios amplios a largo plazo en nuestra vida cotidiana y en toda la raza humana, a nivel mundial. Experimentamos los efectos en nuestra vida diaria: anaqueles en las tiendas vacíos, actividades restringidas y una conciencia inusual de cada estornudo, picor en la garganta y la tos matutina. ¿Cuántos perderán sus trabajos? Casas? Pensiones? ¿Cómo vamos a comer? Nos preocupamos por nuestros padres, abuelos e hijos. Algunas familias viven en un contacto más estrecho de lo habitual y experimentan lo positivo o negativo de una comunidad cercana.

La Biblia reconoce que la vida viene con bendiciones y dificultades. Tiempos de abundancia y tiempos de escasez. Y la Biblia también nos muestra que las malas noticias no son la última palabra. Estamos viviendo en un mundo imperfecto, incierto, peligroso y desconcertante, el mismo mundo que Dios describe en la Biblia.

Como cristianos, tenemos una relación con nuestro Salvador que consuela a los afligidos, rescata a los que perecen, y recibe a los extranjeros. Lo conocemos como un ser humano que vivió en este mundo de miseria, y se desvivió para alcanzar todos los grupos sociales.  Lo conocemos como Dios entre nosotros. Y Jesús nos invita a ser socios de la gracia salvadora de Dios al estar con otros. Jesús conoce nuestra fuerza mejor que nosotros. Escucha la voz del Salvador, que te dice que tu estás viviendo un momento de prueba. Lo puedo ver!. No estoy causando esta enfermedad!. Esto es parte de un mundo imperfecto. Estoy contigo!, llevándote a ser una bendición en este mundo de dolor.

Te estoy pidiendo que no compartas Comunión por un tiempo. Pero no olvides el pan y la copa. La vida de Jesús, dada por ti. El amor derramado por ti. Jesús dice: este soy yo: mi cuerpo, mi sangre. La Copa de Salvación. No necesitas los símbolos para experimentar la presencia real de Dios. Recuerda el amor de Dios por ti. Dios nos pone en este mundo para amarnos unos a otros.

Nada puede separarnos del amor de Dios en Jesucristo. La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.

Obispa Elaine JW Stanovsky

Leave a Reply

© Copyright 2019, Greater Northwest Episcopal Area. All Rights Reserved.
%d bloggers like this: