Aviso #7, de parte de nuestra Obispo en relación con el COVID-19, 16 de Junio de 2020

Estimados líderes pastorales del Gran Área Noroeste de la IMU, 

Ha sido una bendición ver a las iglesias del Gran Noroeste responder al COVID-19 con gran precaución, compasión y creatividad. No ha sido fácil suspender la adoración en persona durante tres meses, pero has estado a la altura de las circunstancias y has ejercido una gran precaución por la salud y el bienestar de tus vecinos. Muchos de ustedes han desarrollado la capacidad de ofrecer adoración en línea. Otros envían boletines impresos y sermones cada semana. Has encontrado formas de ofrecer compasión distribuyendo tarjetas de regalo, haciendo máscaras faciales, ofreciendo cajas de comida, celebraciones de cumpleaños y ceremonias de graduaciones en autos. Su creatividad ha dado lugar a círculos de oración, grupos de estudio y reuniones de niños virtuales. Has dirigido con abundante gracia a través de un tiempo muy difícil y limitado. 

Aún así, no es posible reunirse para la adoración en línea en todos los lugares donde se encuentran nuestras iglesias. Y no es posible organizar campamentos de verano de forma segura. Es desgarrador no poder sostener la mano de un ser querido moribundo o reunirse y honrar a los que han fallecido en un servicio memorial. 

Como su obispo, he luchado toda la semana pasada en saber cuál es la mejor manera de dirigir, atender las necesidades de tantas iglesias y comunidades a las que ustedes sirven, enfrentando circunstancias tan variadas. La “curva” de los nuevos casos de COVID-19 se ha incrementado desde que las restricciones fueron flexibilizadas en relación con la interacción social en la mayoría de los estados en el mes de mayo y después del fin de semana del “Memorial Day”. Se desconocen los impactos que tendrán las grandes protestas públicas por la justicia racial desde la muerte de George Floyd el 25 de mayo. Los profesionales de la salud están muy preocupados de que podamos estar viendo el comienzo de otro pico que podría amenazar con colapsar a los sistemas de atención médica. 

A pesar de las serias reservas, efectivo de inmediato, estoy flexibilizando las restricciones sobre el culto en persona y el cierre de edificios que permiten la transición de la Fase 1 a la Fase 2 de “Re-imaginando nuestra vida juntos”. Esto significa que SI …

  1. los planes de reapertura de una iglesia han sido aprobados por su superintendente de distrito (o, en el caso de otro entorno ministerial, por su director de ministerios conexiónales), y
  2. el plan es consistente con la guía de salud pública local y estatal,

ENTONCES … la iglesia puede implementar su plan para entrar en la Fase 2.

Además, en respuesta a las solicitudes de aclaración, las siguientes enmiendas e interpretaciones están vigentes durante las Fases 1 y 2:

  1. Para la protección contra COVID-19, se recomienda que los adultos vulnerables y las personas con condiciones de salud previas no se reúnan con otros en las instalaciones de la iglesia o para actividades de la iglesia. Sin embargo, respetando el derecho de los adultos a elegir el nivel de riesgo que aceptarán, ningún adulto puede ser excluido de las actividades de la iglesia debido a su edad o condiciones de salud que pueden hacerlos vulnerables a la enfermedad. Las iglesias deben tener un proceso establecido para que las personas sean conscientes de que ingresar al edificio y participar en las funciones de la iglesia puede exponerlos al COVID-19. Una vez conscientes, no deben excluirse únicamente por su protección.
  2. Las personas pueden ser excluidas de ingresar a las instalaciones de la iglesia o participar en actividades de la iglesia si hay razones para sospechar que pueden estar infectadas con el virus y estarían poniendo en riesgo a otros por su presencia, o si se niegan a cumplir con los protocolos de higiene y distanciamiento especificados en el plan de re-apertura de la iglesia. El distanciamiento social y el uso de una cubierta facial no son protección suficiente para permitir la participación de una persona que haya dado positivo, haya estado expuesta o muestre síntomas del virus.
  3. Estas pautas no pretenden evitar que se ofrezcan servicios esenciales en el edificio de la Iglesia con la condición de que se observen los protocolos de distanciamiento e higiene.     

Siguiendo caso por caso, los superintendentes de distrito pueden aprobar los planes de la iglesia local para la Fase 2 que incluyen lo siguiente:

  1. Adoración desde los automóviles, sin acceso al edificio de la iglesia.
  2. Adoración al aire libre, sin acceso al edificio de la iglesia.
  3. Grabaciones musicales individuales para la adoración en línea, incluyendo canto e instrumentos de viento, en el santuario de la iglesia siguiendo las medidas de precaución.

A medida que las congregaciones vuelven a imaginar la vida en común juntos y consideran cómo y cuándo reabrir, cada congregación todo líder metodista unido debe considerar las tendencias alarmantes y el grave daño potencial de abrir demasiado pronto o sin una preparación adecuada. Mientras reflexiona con otros líderes de su iglesia, tome una visión amplia y de largo alcance del impacto de sus decisiones y acciones.

La investigación en ciencias sociales y ciencias de la salud es motivo para tener precaución.  Veintiún estados, incluyendo los estados de Alaska, Oregón y Washington en el Gran Área Noroeste, están experimentando un aumento en los casos desde la apertura y como consecuencia de la socialización durante el fin de semana del “Memorial Day”.  Aún se desconoce el impacto que las grandes protestas públicas por la justicia racial van a tener en la propagación del virus.  

Las prácticas de prueba y el rastreo de los casos son inconsistentes en nuestra área e insuficientes en algunas áreas. La capacidad de atención médica esta distribuida de manera desigual en toda el área y está en peligro de verse abrumada si COVID-19 vuelve a resurgir. 

Las personas que prestan servicios esenciales, las personas de color y las personas pobres son desproporcionadamente vulnerables a contraer la enfermedad, de tener una atención médica no adecuada y a tensiones económicas que esto provoca. Las decisiones de aceptar los riesgos que conlleva la reapertura con la esperanza de cosechar los beneficios de una mayor libertad individual, interacción social y recuperación económica tienen el efecto de privilegiar a los mas privilegiados y hacer que los mas vulnerables sean los mas perjudicados.

Las expresiones de urgencia para reabrir provienen de varios motivos. Algunos están preocupados por el presupuesto de la iglesia.  Algunos están preocupados por la economía. Algunos sobre la pérdida de miembros por una iglesia vecina que ha abierto para la adoración. Todos reconocen la necesidad emocional, mental y espiritual de la interacción humana, y lo ven como la misión de la Iglesia de reunir personas para apoyo, oración, aliento y consuelo. Algunos escuchan el llamado al testimonio profético, la acción en la Iglesia, y sienten que este momento de la historia nos obliga a reunirnos, organizarnos y salir a las calles para abogar por la justicia y la misericordia racial.  Los cristianos enfrentamos dilemas morales bien extraordinarios en este tiempo tan complejo.

La salud física y la salud económica son intereses mutuamente dependientes.  La salud no es simplemente un valor progresivo.  La estabilidad económica no es simplemente un valor conservador. Si la pandemia continúa extendiéndose, la economía no se recuperará.  Si ponemos en marcha la economía alentando a las empresas a abrir y a las personas a regresar al trabajo antes de que sea seguro, esto aumentará el número de casos de muertes, y nuevamente la economía sufrirá.   

Ninguna iglesia debería alinearse simplemente con un lado u otro de la actual división política en Estados Unidos. Los cristianos deberían estar dispuestos a ser capaces de sacrificarse ahora por tener un resultado a largo plazo que beneficiara a toda la familia humana.  No solo mi familia, mi congregación, mi ciudad, mi condado, mi estado, las personas que se ven, piensan o votan como yo. Amar al prójimo como a uno mismo significa, actuar ahora de una manera que intentamos dirigirnos a la meta de una espiritualidad completa y proclamamos la sanidad de la casa de Dios.

Algunos de ustedes se preguntan acerca de la adoración al aire libre con cubiertas faciales y distanciamiento social. ¿Qué dilemas morales podría presentar la adoración al aire libre?  ¿Cómo evalúa la bendición de reunirse como comunidad de fe contra el posible daño de la exposición a la enfermedad? ¿Qué motiva el deseo urgente de reunirse nuevamente? ¿Es para atender las necesidades de las personas en la iglesia? ¿También sirve al público en general?  ¿Qué mensaje se envía si la gente ve la iglesia reunida al aire libre? ¿Tal reunión alentaría a las personas a continuar limitando sus interacciones sociales, o podría dar la impresión de que el peligro ya pasó?

“Re-imaginar la vida juntos” alienta a cada congregación a dejar a un lado algunas costumbres y tradiciones que han servido durante una temporada, y a descubrir y experimentar nuevas y diferentes formas de vida congregacional. El impulso urgente de reunirse nuevamente, darse la mano, abrazarse, cantar juntos, partir el pan juntos en la mesa de la comunión o en la mesa de la comida, surge de un anhelo de volver a los hábitos que nos hacen sentir cómodos, pero quizás a costa de la seguridad de otros. ¿Podríamos pensar en COVID-19 como una temporada de estar en “ayuno” de formas y hábitos familiares de la iglesia? ¿Podría ser este el momento en el que revisamos los “armarios” de nuestra iglesia para ver qué sigue encajando o trabajando, qué se ve bien y qué está desactualizado, en mal estado o simplemente ya no encaja? 

Sé que liderar una congregación es un desafío durante un momento de tales amenazas a la salud y la interrupción de las rutinas normales. Sé que hacer las adaptaciones necesarias para llevar a cabo las funciones básicas del ministerio es estresante y requiere aprender formas completamente nuevas de relacionarse. 

Mis primeros videos de “selfies” en la temporada de COVID-19 fueron grabados en mi teléfono, sostenido en un estante por hilo y una banda elástica. Con paciencia y buen humor (tienes que reírte o seguramente llorarás) he aprendido relajadamente, y dejo que lo que soy capaz de producir sea lo suficientemente bueno . 

Recuerdo las supuestas últimas palabras de John Wesley: “ 

“Lo mejor de todo es que Dios está con nosotros” en la risa, la frustración, las lágrimas y los preciosos momentos de santidad. 

Oro para que puedan tener el poder de comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.

Efesios 3:18-19

Obispa Elaine JW Stanovsky
Area Episcopal del Gran Noroeste


Translated and adapted by Rev. Cruz Edwin Santos, Director of Hispanic /Latinx Ministries

Traducido y adaptado por el Rev. Cruz Edwin Santos, Director de Ministerios Hispanos/Latin@s


COVID-19 Statistical Reports

Aviso #6, de parte de nuestra Obispa en relación con el COVID-19, 13 de mayo del 2020

Aviso #6, de parte de nuestra Obispa en relación con el COVID-19, 13 de mayo del 2020

EXTENSION DE SUSPENSIÓN DE ADORACIÓN Y CIERRE DE EDIFICIOS HASTA JUNIO 15, 2020

Como obispa del Área del Gran Noroeste de la Iglesia Metodista Unida, estoy extendiendo la suspensión del culto en persona en nuestras Iglesias y otros ministerios, y el cierre de las facilidades de la iglesia y servicios esenciales en las conferencias de Alaska, Oregón, Idaho y el Pacífico Noroeste hasta el 15 de junio de 2020. En este principio del proceso de reapertura por fases, los datos sobre la propagación del virus son inconsistentes e inconclusos. Esta fecha permite dos períodos más de 14 días durante los cuales podremos evaluar si los casos de COVID-19 están disminuyendo o aumentando. Nuestras iglesias estarán a la vanguardia de la protección de la salud pública, pero no estarán a la vanguardia de la reapertura a riesgo de aumentar la exposición, las infecciones y las muertes.

¿Qué hemos aprendido hasta ahora de la pandemia?

COVID-19 es oportunista. Busca oportunidades para saltar especies, para propagarse de una persona a otra.

Algunos entornos proporcionan excelentes condiciones para que el virus se propague. Piense en cruceros, prisiones, campamentos de trabajo para migrantes, hogares de ancianos, un portaaviones, refugios para personas sin hogar, subterráneos, plantas empacadoras de carne. Estos fueron algunos de los lugares de reproducción de esta enfermedad mortal. Y algunos de los primeros puntos críticos para la propagación de la enfermedad fueron las reuniones de adoración de comunidades religiosas.

El comportamiento humano puede reducir las posibilidades de propagación de este virus. En muchos lugares, la cooperación pública con directrices gubernamentales extremas han “aplanado la curva”, reduciendo la tasa de nuevas infecciones por COVID-19, las muertes, la necesidad de mayor equipo y suministros de emergencias.
Estas son buenas noticias.

Al mismo tiempo, el comportamiento humano también puede crear nuevas oportunidades para este virus mortal. A muchos expertos en enfermedades infecciosas les preocupa que pueda ser demasiado pronto para relajar las restricciones a la reunión social, las disciplinas de distanciamiento social, lavado de manos y uso de máscaras faciales en público. Anticipan que a medida que las personas comiencen a interactuar en grupos nuevamente, en contacto cercano entre sí y en espacios cerrados, la propagación del virus puede aumentar nuevamente. A medida que las personas vuelven a sus prácticas normales, advierten estos profesionales de la salud, que no podemos estar seguros de que el virus no resurja nuevamente.

Cómo se ve el amor cristiano en una pandemia

En esto hemos conocido el amor, en que él (Jesús)puso su vida por nosotros; también
nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.
1 Juan 3:16

Los seguidores de Jesús tienen un alto llamado a no hacer daño, a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, y un deber sacrificial de vivir el uno para el otro.

Es un acto de supremacía del amor considerar el bienestar de los demás igual que el nuestro y vivir por el bien de los demás, incluso prefiriendo esto ante nuestro propio bien. Aprendimos este de Jesús, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz,” (Hebreos 12:2b). Podemos aceptar este alto llamado, porque Jesús nos precedió, viviendo una vida de amor que se entrega, incluso a costa de su vida. En la resurrección de Jesús de entre los muertos, Dios nos revela más allá de toda sombra de duda que la vida dada a otros en amor nunca muere.

En esta crisis de salud, como en la mayoría de las crisis de cualquier tipo, las personas más vulnerables a la enfermedad son las personas que ya viven al margen de la sociedad con recursos limitados, personales, financieros y sociales, o que viven con desafíos físicos, mentales o emocionales. En particular, sabemos que las personas de color, especialmente los afroamericanos y las personas hispanas / latinas, corren un riesgo desproporcionado de contraer y morir por el virus.

La única forma en que puedo entender mi llamado cristiano frente a este virus poderoso y sigiloso (silencioso) es hacer lo que yo pueda para evitar que se propague, especialmente a aquellos que están en mayor riesgo. Y el costo para mí es pequeño, realmente:

  • quédarme en casa
  • lavar mis manos
  • cubrir mi nariz y boca
  • no doy la mano para saludar
  • dar lo que pueda para aliviar el sufrimiento de los demás
  • pido a las personas e iglesias que cuiden, que tomen precauciones razonables para evitar que alguien se enferme en un evento de la iglesia o en una de nuestras instalaciones de la iglesia.

Espero y oro para que busque en sus propios corazones y se pregunte: ¿Qué haría Jesús? Y asuma estos pequeños sacrificios por la salud de toda la comunidad, toda la familia humana.

‘Haría cualquier cosa por un cambio’

Una historia que nos advierte acerca de reunirse demasiado pronto para la adoración proviene de “Living Spirit United Church en Calgary”, Alberta, Canadá.

Haga clic aquí para leer

Mientras ejercen precaución, las iglesias deben prepararse para reabrir

Muchas personas están ansiosas por regresar a los edificios de nuestra iglesia y a los patrones de adoración, discipulado y servicio que conocemos y amamos. Mientras esperamos la nueva apertura de nuestras iglesias, podemos prepararnos ahora.
La apertura de iglesias, como la apertura de nuestras comunidades será con precaución y gradual. Pronto, proporcionaremos un resumen de las fases que esperamos que sigan para reabrir sus congregaciones. No hay una línea de tiempo definido, ya que no podemos saber ahora cómo progresará la enfermedad.

Cada iglesia debe ser tan disciplinada y compasiva acerca de la reapertura como lo ha sido durante la adaptación de estar cerrada. Debes pensar tan cuidadosamente sobre tus vecinos y las necesidades de las personas fuera de la iglesia como lo haces también sobre nosotros mismos. El amor nunca termina.

A fines de la próxima semana, se compartirán descripciones detalladas de lo que se requiere y lo que se permite para cada fase. Cada iglesia desarrollará un plan para reabrir que se ajuste a las fases descritas. Deberá compartir su plan de reapertura con el superintendente de su distrito para que su iglesia pase de una fase a la siguiente. Por ahora, puede comenzar a pensar en quién debería ser parte del grupo de planificación, ¿qué desafíos especiales para el distanciamiento social presenta su edificio de la iglesia y qué grupos usan el edificio de la iglesia para el que necesita planificar? Deberá comenzar su reunión de planificación por medios electrónicos.

¿Qué funciona para todos? ¿Zoom? ¿Correo electrónico grupal? ¿Llamadas telefónicas de conferencia? Facetime? Puede comenzar temprano para establecer los medios por los cuales se reunirán y trabajarán juntos.

La reapertura no debería ser un ejercicio para volver a ser las cosas como solían hacerlas. Esto debe planificarse y llevarse a cabo como un proceso creativo e intencional. Al igual que con cualquier dislocación, esta pandemia presenta a cada iglesia la oportunidad de evaluar cómo estaban las cosas, y tomar decisiones sobre a qué practicas podemos regresar o qué dejar atrás.

Fuerza para la larga carrera

Te envié mi primer mensaje sobre COVID-19 el 5 de marzo. Entonces no sabía que necesitaría numerar estos mensajes. Diez semanas después, este es el Aviso # 6 de COVID-19. El comienzo de una crisis llega con un torrente de ansiedad y energía. Todos abandonamos lo que estábamos haciendo y dirigimos la atención al presente, apremiando la necesidad del momento. Después de estas largas semanas con todos los ajustes de escuelas canceladas, el trabajo desde el hogar, los edificios cerrados, la adoración en persona suspendida, ninguna visita al hospital, todo nos ha pasado factura.

Estoy agradecida con cada uno de ustedes que se ha enfrentado al desafío y, al mismo tiempo, estoy consciente de que todos sentimos la tensión a veces e incluso podemos colapsar bajo la carga. Ya no es una practica (Fogueo). Nosotros/as estamos en un maratón. Necesitamos establecer un ritmo que podamos mantener.
Necesitamos hacer tiempo para pagar las facturas, lavar la ropa y limpiar los pisos, cortarnos las uñas de los pies.

Eres preciosa/o a la vista de tu Creador. Respira el aliento de la vida. Exhala el cansancio del momento.

Dios limpiará cada lágrima de sus ojos.
La muerte ya no existirá;
el luto, el llanto y el dolor ya no existirán
porque las primeras cosas han pasado …
Mira, estoy haciendo todas las cosas nuevas …
Al sediento le daré agua como regalo del manantial del agua de la vida.
Adaptado de Apocalipsis 21

Obispa Elaine JW Stanovsky

Aviso #5, de parte de nuestra Obispa en relación con el COVID-19, 24 de abril de 2020

Clero Metodista Unido y Laicos del Gran Noroeste,

“Gracias a la entrañable misericordia de nuestro Dios. Así nos visitará desde el cielo el sol naciente para dar luz a los que viven en tinieblas, en la más terrible oscuridad, para guiar nuestros pasos por la senda de la paz. Lucas 1:78-79

EXTENSION DE SUSPENSIÓN DE ADORACIÓN Y CIERRE DE EDIFICIOS
Como obispa del Área del Gran Noroeste de la Iglesia Metodista Unida, estoy extendiendo la suspensión del culto en persona en nuestras Iglesias y otros ministerios, y el cierre de las facilidades de la iglesia y servicios esenciales en las conferencias de Alaska, Oregón, Idaho y el Pacífico Noroeste hasta el 30 de mayo de 2020, o hasta cuando al menos el gobierno estatal y los funcionarios de salud levanten las restricciones basadas en sus criterios publicados para la reapertura. Esta fecha puede reconsiderarse a medida que cambian las circunstancias.

¿Cómo llegué a esta decisión y qué significa?

24 DE MARZO: Suspensión del culto en persona y cierre de edificios.

El 24 de marzo ordené que el culto en persona y otras reuniones se pospusieran en las Iglesias Metodistas Unidas y otros ministerios hasta el 30 de abril de 2020.

Al mismo tiempo, ordené que se cerraran todas las instalaciones de la Iglesia, excepto los servicios esenciales. Estas acciones se tomaron para proteger la salud de las personas vulnerables, para frenar la propagación de la enfermedad y para evitar que los sistemas de atención médica colapsaran debido al aumento repentino de casos que necesitarían camas y equipos de hospital.

¡Ayudaste a mantener a la gente SALUDABLE!

¡Lo hiciste! Hiciste ajustes y encontraste maneras de ser iglesia sin reunirte para adorar. Tus acciones y el cumplimiento por parte de la población general de las órdenes de los gobernadores parecen haber frenado la propagación, aplanado la curva de la crisis y evitado una crisis en nuestros sistemas de atención médica.

Doy gracias a Dios por las increíbles formas en que has contribuido a estos resultados. Al mismo tiempo, sufrimos por las personas que contrajeron COVID-19, algunas de las cuales fueron hospitalizadas e incluso murieron. Y seguimos manteniendo en nuestros corazones y oraciones a todos los que están en riesgo de contraer esta enfermedad por que prestan servicios esenciales, o tienen condiciones de salud comprometedoras, o quienes, debido a las desigualdades sistémicas en nuestra sociedad, viven con poca o ninguna red de seguridad social.

PASCUA DE RESURECCION: Celebraste la resurrección en la sombra de la muerte. ¡Aleluya!

Encontraste formas de superar todo tipo de obstáculos para celebrar la Pascua. Ustedes clérigos y líderes laicos han demostrado un espíritu aventurero, ya que aprendieron a cuidarse unos a otros, a rendir culto y apoyar a las personas vulnerables en sus vecindarios, mientras mantenían la distancia física y suspendían todas las reuniones. Cristo el Señor resucitó esta Pascua, con gritos de Hosanna!, con oraciones por fortaleza y sanidad, y con actos de generosidad. Muy bien hecho, amados y fieles servidores.

MAYO 1

Ahora nos estamos acercando al final de las instrucciones que les di el 24 de marzo y muchos de ustedes están ansiosos por saber si las restricciones se levantarán o se extenderán. Estoy monitoreando muy de cerca toda la orientación y dirección para así poder levantar las restricciones en cada uno de nuestros cuatro estados del Gran Noroeste, así como también revisando los informes diarios de nuevos casos, muertes y la capacidad del sistema de salud. Como saben, la enfermedad se ha desarrollado a diferentes velocidades en toda el área. Y los climas culturales y políticos en nuestra región son variados, lo que lleva a diferentes evaluaciones de los riesgos involucrados. Me encuentro liderando en medio de la continua incertidumbre y controversia sobre cual es el mejor curso de acción. Tres prioridades basadas en valores informan mi liderazgo como su obispa.

  1. No haga daño: Proteja la salud publica
  2. Haz el bien: Comparta la carga financiera con las personas más vulnerables y con los mas impactados económicamente.
  3. Manténgase en el amor de Dios: Promueva los ministerios que vivifican la Iglesia.

HAZ EL BIEN. Protege la salud pública

Siguiendo el liderazgo de cuatro gobernadores muy diferentes, nuestros cuatro estados están resistiendo la pandemia mejor de lo esperado.  Estoy predispuesta a confiar en los gobernadores de cada estado y escuchar a sus asesores de atención médica, que conocen su región, su gente y quieren brindarles una guía prudente al pueblo. Si bien los cuatro gobernadores han establecido sus criterios para levantar las restricciones gradualmente dentro de sus estados, en la actualidad ninguno de estos gobernadores ha tomado medidas específicas para levantar las restricciones que afectarían a nuestras Iglesias. Cuando lo hagan, las iglesias deberán ser muy cautelosas sobre la reapertura y reuniones en nuestras Iglesias, teniendo en cuenta que entre nuestros miembros y amigos hay muchos participantes que corren el riesgo de contraer enfermedades graves debido a COVID-19, debido a la edad o condiciones de salud comprometedoras.

HAZ EL BIEN. Comparta las cargas de las personas más vulnerables

Durante este tiempo que nuestros edificios han estado cerrados y hemos aplazado el culto en persona, espero que cada congregación se haya comprometido con sus vecinos, al asociarse con organizaciones comunitarias que están directamente involucradas con las personas que son más vulnerables a los impactos económicos de la pandemia. Este compromiso con su vecindario será muy importante para su congregación, su contexto y las asociaciones que puede formar durante este tiempo para usted poder servir a las personas más expuestas durante esta crisis. El otro día escuché de una iglesia en un pequeño pueblo que estableció una “cuenta” con el supermercado local para que las personas que necesitaban comida pudieran “comprar” lo que necesitaban y cobrarlo a una cuenta de la iglesia. En este acuerdo todos ganan, las personas obtienen comida, la iglesia sirve a las personas necesitadas, a quienes quizás ni siquiera conocen, y el negocio de la tienda de comestibles recibe apoyo. No existe una receta para este tipo de respuesta innovadora. Todo se basa en relaciones locales que pueden convertirse en redes de cuidado.

MANTÉNGASE EN AMOR DE DIOS. Promueva los ministerios que vivifican la Iglesia. 

Si bien sé que la efectividad del ministerio y la salud de la vida de la congregación se ven afectadas cuando las personas no pueden reunirse para adorar, esta dificultad no nos debe justificar a correr el riesgo de propagar la enfermedad a través de reuniones de la iglesia o exponer a personas mayores con problemas de salud y hasta la posibilidad de muerte al reabrir nuestras reuniones de la iglesia demasiado pronto. Confío y sé que los líderes y las personas en cada iglesia están encontrando formas creativas de continuar cumpliendo la promesa de Dios de vida abundante para todas las personas y toda la creación a pesar de estas circunstancias extremas. Cuando sea el momento adecuado, nos reuniremos nuevamente y reconstruiremos y renovaremos nuestros ministerios.

31 DE MAYO – PENTECOSTÉS

Al entrar en otro mes de algún nivel de separación física, esperamos que podamos reunirnos en nuestras iglesias el 31 de mayo en el día de Pentecostés. Pentecostés se considera el cumpleaños de la Iglesia, cuando personas de muchas naciones se reunieron en Jerusalén para escuchar a Pedro predicar. El libro de los Hechos describe cómo la gente entendió lo que el dijo, a pesar de que hablaban muchos idiomas diferentes. Espero que podamos reunirnos en adoración ese día, o tal vez antes. Mantengamos esto como una fecha en que todos esperamos, para orar y para trabajar. Y si no puede ser el 31 de mayo, si llega antes o después, entonces, nos ajustaremos, tal como lo hemos estado haciendo durante estas semanas. 

No necesito recordarte que Dios está con nosotros y en el trabajo que realizamos. No necesito recordarte que los milagros suceden todos los días, incluso en medio de la enfermedad y la muerte, a medida que las personas de corazones generosos vierten su vida en amor y servicio en donde es necesario.  Somos bendecidos al ser de bendición. Gracias a nuestro Dios, que abre el camino de la vida ante nosotros. 

Que Dios te bendiga y te guarde hoy y en los días venideros.

Obispa Elaine JW Stanovsky

Únase al seminario web, “Webinar”, este próximo miércoles con nuestra Obispa

La obispa Elaine JW Stanovsky invita a los pastores/as y a los laicos en las tres conferencias del Gran Área Episcopal del Noroeste a un seminario web, sobre el impacto que el Coronavirus está teniendo en las iglesias locales de la región.

El seminario web se llevará a cabo este miércoles por la mañana, 1ro de abril, a las 9 a.m., hora del Pacífico (8 a.m., hora de Alaska y 10 a.m., hora de la montaña).

Para participar en el seminario web, debe HACER CLIC AQUÍ para registrarse con anticipación. El registro ya está disponible y todos los laicos y clérigos metodistas unidos en el Gran Noroeste son bienvenidos.

Después de registrarse, recibirá un correo electrónico de confirmación con información sobre cómo unirse al seminario web. Para aquellos que no hayan usado Zoom antes, visite https://greaternw.zoom.us/test antes de la reunión para probar su conexión y descargar el software necesario.

También puede llamar al seminario web por teléfono para escuchar. Los números de llamada se proporcionarán a las personas por correo electrónico después de que se registren.

El seminario web ofrece una oportunidad para que las participantes puedan enviar preguntas durante la conversación y que estas preguntas pueden ser respondidas por la Obispa y otros panelistas que serán invitados a la discusión.

Los obispos de la jurisdicción occidental ofrecen orientación de cómo mantener la celebración del Sacramento de la Comunión

Carta al clero metodista unido de la jurisdicción occidental
La Iglesia Metodista Unida
Colegio de Obispos de la Jurisdicción Oeste

Amados/as siervos/as de Cristo,

Escribimos, como sus líderes episcopales, en estos días sin precedentes de cambio social debido a la crisis de COVID-19. Estamos agradecidos por las muchas formas en que han respondido, aprendiendo nuevas destrezas y experimentando mientras buscan responder a las necesidades pastorales de sus comunidades.

Hemos recibido muchas preguntas sobre la comunión en línea: ¿Es esto posible? Los presbíteros ordenados de la Iglesia Metodista Unida han sido apartados para cuidar y administrar los sacramentos en la vida de la Iglesia. Los pastores locales con nombramientos en iglesias locales también tienen este privilegio extendido. ¿Cómo vamos a ser el cuerpo de Cristo en estos días que vivimos cuando no podemos encontrarnos en la presencia el uno del otro, sino únicamente reunirnos en línea o por otros medios?

El Sacramento de la Santa Comunión es un medio de gracia en nuestra tradición Wesleyana. A través de este sacramento, experimentamos el misterio de la gracia preveniente, justificadora y santificadora de Dios. En esta santa cena, cuando llegamos a la mesa con corazones arrepentidos y agradecidos experimentamos a Cristo totalmente presente, y recordamos lo que Dios ha hecho a través de Jesucristo por nuestro bien y del mundo entero. A través de la Santa Comunión, somos traídos a una relación segura con Cristo y entre nosotros mismos como miembros del cuerpo de Cristo, a través del tiempo y el espacio en que vivimos.

En estos momentos en que no podemos encontrarnos en persona, creemos que es importante ofrecer mutuamente este medio de gracia vital. No estamos indicando que la Santa Comunión se celebre en todas nuestras congregaciones en este tiempo de distanciamiento social. Sin embargo, apoyamos a nuestros clérigos que a través de la reflexión y la oración han llegado al lugar de creer que su congregación se fortalecería en esta hora al compartir la Santa Comunión. Confiamos en la sabiduría y la fidelidad de nuestros cleros para discernir tales asuntos pastorales en sus contextos particulares.

Especialmente en este tiempo de separación física entre nosotros, la Santa Comunión puede ser un medio del poder sanador de Dios. Permanecemos abiertos a lo que Dios nos está enseñando en este momento. Creemos en la importancia de ser comunidad, de estar presentes y juntos en la Mesa de nuestro Señor, arrepentidos de nuestros pecados y buscando vivir en paz los unos con los otros. Apoyamos a nuestros cleros en sus esfuerzos por encontrar formas de llevar los medios de gracia al pueblo de Dios sabiendo que el Espíritu Santo, nos hace uno en Cristo, unidos el uno con el otro y somos uno en el ministerio para todo el mundo, y esto es infalible con nosotros. Recuerda que te han confiado esta Santa Cena. Reverentemente prepare a su congregación para recibir los dones de Dios que están destinados su pueblo:

Algunos de ustedes se están reuniendo a través de transmisión en vivo, via Zoom y otras plataformas. Otros se conectan por teléfono o dependen de material impreso o un disco DVD. Aquí hay algunas cosas que debe considerar:

  1. Antes de proveer la Santa Comunión a través de estos nuevos medios, diga a las personas lo que necesitarán tener a mano para participar, teniendo en cuenta que no queremos aumentar la ansiedad de ellos o poner en peligro su seguridad al exigir un viaje al supermercado durante este tiempo. ¿Qué elementos básicos pueden tener las personas a la mano que sean convenientes y puedan usarse? Brinde a los miembros de su iglesia y a otras personas que elijan participar con usted en la Santa Comunión suficiente orientación para ayudarlos a experimentar plenamente la presencia de Cristo nuestro Señor.
  2. Celebrar la comunión en línea nos brinda la oportunidad de profundizar la comprensión de la Santa Cena en nuestras congregaciones. Al reunir a su comunidad de fe para celebrar la Santa Cena, discuta nuestra teología de la Eucaristía y cómo es este medio de gracia nos une a Cristo y a los demás. Este Santo Misterio: Una comprensión metodista unida de la Santa Cena es un recurso útil que nos mantiene unidos en nuestro entendimiento común de la comunión. Se puede encontrar en línea AQUÍ.
  3. Para aquellos que no pueden conectar la adoración de la congregación a través de la tecnología y, por lo tanto, los elementos no pueden ser consagrados en línea, recomendamos que:
    • Usted compre los elementos de la comunión pre-empacados (por ejemplo, vea: ESTE ENLACE). Si elige usar estos elementos, recuerde consagrarlos antes de enviarlos a los miembros y constituyentes de la iglesia.
    • Puede optar por enviar por correo estos elementos consagrados o con la ayuda de líderes laicos puede entregarlos en los hogares de las personas mientras practican el distanciamiento social.
    • Algunas congregaciones ya cuentan con equipos de visitación que distribuyen la comunión. Aconsejamos que los pastores que aún no tienen estos equipos los creen para ayudar a participar en el intercambio de la Sagrada Comunión.
    • Creemos que el contacto humano es crítico para aquellos que no pueden unirse en vivo a través de la tecnología. Cuando estos elementos consagrados se envían a los hogares de las personas, debe seguirse con una llamada del pastor o miembro del equipo de visitas para que las oraciones de comunión puedan ofrecerse juntas. Es posible que desee agregar una liturgia escrita a los elementos cuando los envíe. No olvides practicar precauciones de seguridad.

Seguimos orando contigo y por ti. Usted está proporcionando un centro vital de conexión comunitaria y la esperanza que se encuentra en las Buenas Nuevas de Jesucristo. Que Dios continúe equipándote y fortaleciéndote para el ministerio al que has sido llamado.

En servicio contigo,

Robert T. Hoshibata, President
Minerva G. Carcaño, Secretary
Grant Hagiya
Elaine JW Stanovsky
Karen P. Oliveto

Aviso #3 de parte de nuestra Obispa acerca del COVID-19, 24 de Marzo de 2020

“Maestro”, dijo, “¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?” Él respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo “.

Lucas 10:25b, 27


En medio de una crisis más allá de nuestra imaginación, es bueno volver a lo básico:

Ama a Dios | Ama a tu prójimo | Tu vivirás

Jesús no dice que si haces esto no obtendrás el “Coronavirus” o que si lo obtienes no morirás. Jesús dice que, pase lo que pase, si vives tu vida amando a Dios y a tu prójimo, experimentarás la bendición de vivir la vida en toda su plenitud. Esta es mi oración para todos los que tratamos de seguir los pasos de Jesús.

AMANDO A DIOS MIENTRAS PROTEGEMOS LA SALUD PÚBLICA

Suspensión de la adoración en persona y otras reuniones hasta el mes de abril
Como su obispa, estoy encargada de dirigir y supervisar los asuntos espirituales y temporales de la Iglesia Metodista Unida. Por el amor de Dios y de nuestros vecinos en todos los lugares, hoy dirijo la suspensión continua de la adoración en persona hasta el 30 de abril de 2020. Este comunicado es vigente para todas las Iglesias Metodistas Unidas en los estados de Alaska, Idaho, Oregón, Washington y en cualquier parte del área Episcopal del Gran Noroeste en donde sirve un clérigo Metodista bajo mi supervisión. Esta suspensión de adoración en persona incluye el Domingo de Ramos, Semana Santa y Pascua de Resurrección. Esto aplica tanto a la adoración interior y exterior, bodas, funerales y cualquier reunión durante los días de la semana. Por favor, continúe dirigiendo la adoración, estudio de la Biblia, grupos de oración y grupos de compañerismo si puede hacerlo virtualmente (en línea).

El virus se está propagando en todos los estados del país en un círculo vicioso e invisible. Cuando una persona se infecta, los síntomas no aparecen hasta por dos semanas. Si no siguen las pautas de higiene y distanciamiento social, expondrán a otros, que no mostrarán síntomas durante dos semanas, mientras que a su vez, estos expondrán a otros. Para detener la propagación del virus y evitar que los sistemas de atención médica se vean abrumados, cada uno de nosotros debe tomar precauciones para protegernos a nosotros mismos y a los demás como si estuviéramos portando el virus y como si las personas que nos rodean estén infectadas. Así es como nos amamos a nosotros mismos y a nuestros vecinos por ahora, sin importar dónde usted viva o si usted conoce a alguien que haya sido diagnosticado con el “Coronavirus”.

Semana Santa y Pascua de Resurrección
Para las iglesias que no pueden o deciden no dirigir la adoración de forma virtual, estoy trabajando con un equipo para producir un video que servirá de recurso para la adoración del Domingo de Pascua, el cual las iglesias locales podrán tener acceso en cualquier momento y en cualquier lugar si tienen servicio de “Internet”. Este recurso incluirá una variedad de voces, rostros y paisajes de varios lugares y personas del área noroeste. Motivamos a los grupos a organizar fiestas usando el “Facebook” para compartir la Pascua juntos / separados.

Comunión
Los obispos de la Jurisdicción occidental estarán emitiendo una carta sobre la celebración en línea, de la Sagrada Comunión para ser usada cuando no nos estamos “congregando en persona” para la adoración. Esta guía estará disponible mañana. ACTUALIZACIÓN – Lea la carta aquí.

Cierre de todas las facilidades de la Iglesia, excepto los servicios esenciales.
Todos los edificios de la Iglesia Metodista Unida y otras facilidades se cerrarán, a partir del 28 de marzo con referencia a todos los servicios, excepto los esenciales, y únicamente en la medida en que lo permitan las restricciones o consejos de los gobiernos estatales y locales. Estas prácticas de limpieza e higiene de protección son obligatorias para todos los servicios esenciales que se lleven a cabo en las facilidades de la Iglesia Metodista Unida:

  1. Limpie y desinfecte el edificio antes y después de cada uso.
  2. Distancia social de 6 pies entre los participantes.
  3. Lavarse las manos con agua y jabón o usar desinfectante para las manos.
  4. Toser y estornudar en pañuelos desechables y depositarlos en recipientes cerrados.

AMANDO A NUESTROS VECINOS

Dios ama a los fieles, para que los fieles puedan amar a los hijos de Dios mas vulnerables. Esta pandemia está poniendo a muchas personas en grave riesgo de enfermedad, aislamiento, hambre, desempleo, enfermedad mental. Proteger a las personas del virus es solo el comienzo. Nuestro llamado es para dar nuestras vidas en la formación de relaciones con personas pobres, sin hogar, marginadas, desempleadas, maltratadas, despreciadas y olvidadas. En cada lugar, le desafío a que piensen creativamente acerca de cómo su iglesia puede escuchar el lamento de los necesitados y puedan responder de maneras que ofrezcan dignidad, autodeterminación y esperanza. Pueden responder con tarjetas de regalo para supermercados, bancos de comida, tener voluntarios que hagan las compras y entreguen los alimentos a personas con condiciones vulnerables, hacer llamadas telefónicas, tener artículos de higiene para personas sin hogar. Si le preguntas a la gente de tu comunidad qué necesitan, ellos te lo dirán.

COMPARTIENDO LA CARGA EN CONEXIÓN

Sabemos que esta crisis creará dificultades para las iglesias locales. Los presupuestos de la iglesia se verán afectados a medida que las personas sean despedidas de sus trabajos, luchen por comprar alimentos y pagar el alquiler, y a la misma vez vean cómo se desploman sus ahorros para la jubilación. Los líderes de su conferencia planean reducir los ingresos en las iglesias locales y en el nivel de la conferencia. Mis prioridades, mientras hacemos ajustes son:

  1. Encontrar maneras de aliviar la carga sobre las iglesias locales,
  2. Protegiendo la seguridad de ingresos para el clero y el personal en nuestras iglesias y conferencias,
  3. Re-dirigir recursos para aliviar la tensión financiera entre los más vulnerables.

Reconocemos que los fondos ahorrados para un momento de necesidad son necesarios ahora. Esté atento a los planes concretos.

HAGAMOS UNA FECHA PERMANENTE …

Todos los miércoles por la mañana durante el mes de abril, el clero y los miembros laicos de la Conferencia Anual podrán unirse a un seminario web de Zoom conmigo y otros líderes de la conferencia a las 9:00 a.m. PDT (10 a.m. MDT, 8 a.m. AKDT). Si desea ser parte de estas reuniones, marque en su calendario para estar presente a esta hora todos los miércoles y esté atento a los enlaces.

Que Dios te bendiga y cuide de ti;
Que DIOS sea bondadoso contigo y te de Su gracia;
Que Dios te mire con favor y te dé paz.

Obispa Elaine JW Stanovsky

Respuestas de nuestras Iglesias Locales al COVID-19

El pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo. John 6:33


Amigos y Colegas en Cristo, la gracia y la paz estén con ustedes mientras navegamos por las aguas inciertas y desconocidas del COVID-19 que cambian nuestras vidas.

USTEDES HAN SIDO INCREIBLES! Mientras navegaba por una variedad de experiencias de adoración en línea estos dos últimos domingos, observe personas cantando, orando y predicando con todo el corazón. Mi profundo agradecimiento a cada uno de ustedes que están intentando algo nuevo en respuesta a las circunstancias nuevas y desafiantes que vivimos.

Al mismo tiempo, sabemos que esto no va a funcionar para todas las personas ni para todos los lugares. No hay nada de malo si su iglesia decide enviar boletines y sermones impresos o si se une a otra iglesia para su culto en línea. Si intenta algo y no funciona, solicite ayuda o pruebe algo diferente. No hay una sola respuesta correcta para todas las circunstancias y capacidades de nuestras iglesias. Los líderes que se adaptan y no siguen a la multitud, usan los recursos que tienen (o pueden obtener) para atender las circunstancias que enfrentan.

Tu tienes muchas preguntas sin respuesta

Pascua de Resurrección. Usted quiere saber acerca de las celebraciones de Semana Santa y Pascua de Resurrección.  Les prometo que antes del martes 24 de marzo les informare si extenderé, enmendaré o levantaré la suspensión de la adoración en persona en nuestras iglesias. Cumpliré esa promesa.  Yo esperaba tener una decisión hoy, pero luego de consultar con otros líderes de la conferencia y asesores de la respuesta a esta crisis, voy a esperar para tomar una decisión final. Es probable que extienda la suspensión de la adoración hasta la Pascua de Resurrección, el 12 de abril de 2020 y tal vez más allá, así que prepárense para esta posibilidad. Estamos planeando ofrecer una alternativa en línea para la adoración local durante la Pascua de Resurrección en caso de que la adoración en persona continúe suspendida.

Conferencia general. Conferencias Anuales. Conferencia Jurisdiccional.

Ayer supimos que la Conferencia General de mayo se pospondrá. Los líderes del área del Gran Noroeste y la Jurisdicción Occidental están monitoreando de cerca las recomendaciones de las agencias de salud pública, ya que el bienestar de todos los participantes es nuestra mayor preocupación. Les informaré tan pronto se tomen decisiones acerca de la Conferencias Anual y Conferencia Jurisdiccional.

Finanzas. Sabemos que estamos en medio de un dramático descenso económico. No sabemos cuánto durará ni qué tan profundo será. Sabemos que ya algunos están experimentando pérdida de empleo e ingresos. También sabemos que algunas iglesias locales ya están experimentando ingresos bien reducidos. Los líderes de la conferencia ya están explorando formas en que podemos aliviar la presión sobre las iglesias locales, y formas en que podemos mantener las funciones esenciales de la conferencia durante este tiempo de escasez.

Trabajo con el Espíritu y el Alma: Cuidar nuestras relaciones personales, nuestro espíritu así también como nuestros cuerpos.

Sabemos que los seres humanos somos vulnerables a la inseguridad y al aislamiento, de la misma manera que somos vulnerables a este virus.  Comparto con ustedes sus inquietudes acerca de cuán dañino puede ser el miedo, la escasez y el aislamiento al momento de tratar de mantener un equilibrio entre 1) proteger y preservar la salud física y 2) la preocupación por la salud espiritual y el como fomentar el nutrir nuestras relaciones personales. En el mejor de los casos, vemos, atendemos e invitamos a la integridad de las personas a las que servimos para que estén presentes en la adoración, en la oración, en la vida de la Iglesia. Pero también sabemos que no estamos realmente completos por teléfono, ni en línea, ni con 6 pies de separación.

Pero nos preguntamos; ¿Cómo profundizamos nuestra confianza en Dios, en los demás y cultivamos la interacción humana mientras practicamos distancias seguras entre nosotros? Un pastor cambio la manera de decir  “distancia social” por “distancia física”, enfatizando la importancia de acercarse socialmente, a pesar de la distancia física. Esto un desafío. Pero no es imposible. Sé que estás alcanzando un buen nivel compartiendo ideas creativas: desde la adoración en línea hasta la manera en que compartes las despensas de alimentos y las reuniones de oración para tu comunidad.

¿Qué esperanza nos ofrece Dios?

Su fe en Dios debería ser un recurso para usted en estos tiempos.

El COVID-19 está causando cambios amplios a largo plazo en nuestra vida cotidiana y en toda la raza humana, a nivel mundial. Experimentamos los efectos en nuestra vida diaria: anaqueles en las tiendas vacíos, actividades restringidas y una conciencia inusual de cada estornudo, picor en la garganta y la tos matutina. ¿Cuántos perderán sus trabajos? Casas? Pensiones? ¿Cómo vamos a comer? Nos preocupamos por nuestros padres, abuelos e hijos. Algunas familias viven en un contacto más estrecho de lo habitual y experimentan lo positivo o negativo de una comunidad cercana.

La Biblia reconoce que la vida viene con bendiciones y dificultades. Tiempos de abundancia y tiempos de escasez. Y la Biblia también nos muestra que las malas noticias no son la última palabra. Estamos viviendo en un mundo imperfecto, incierto, peligroso y desconcertante, el mismo mundo que Dios describe en la Biblia.

Como cristianos, tenemos una relación con nuestro Salvador que consuela a los afligidos, rescata a los que perecen, y recibe a los extranjeros. Lo conocemos como un ser humano que vivió en este mundo de miseria, y se desvivió para alcanzar todos los grupos sociales.  Lo conocemos como Dios entre nosotros. Y Jesús nos invita a ser socios de la gracia salvadora de Dios al estar con otros. Jesús conoce nuestra fuerza mejor que nosotros. Escucha la voz del Salvador, que te dice que tu estás viviendo un momento de prueba. Lo puedo ver!. No estoy causando esta enfermedad!. Esto es parte de un mundo imperfecto. Estoy contigo!, llevándote a ser una bendición en este mundo de dolor.

Te estoy pidiendo que no compartas Comunión por un tiempo. Pero no olvides el pan y la copa. La vida de Jesús, dada por ti. El amor derramado por ti. Jesús dice: este soy yo: mi cuerpo, mi sangre. La Copa de Salvación. No necesitas los símbolos para experimentar la presencia real de Dios. Recuerda el amor de Dios por ti. Dios nos pone en este mundo para amarnos unos a otros.

Nada puede separarnos del amor de Dios en Jesucristo. La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.

Obispa Elaine JW Stanovsky

Conectando Vecindarios

Conectando Vecindarios

Familias y Congregaciones preparadas

para la respuesta durante una pandemia viral (COVID-19) (Adaptado)


“Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas..” — 1 Peter 4:10

El programa Conectando Vecindarios fue diseñado para preparar a nuestras iglesias para responder a desastres de todo tipo, incluyendo la emergencia que tenemos con el coronavirus actual. Esta guía de conectando nuestro vecindarios en primer lugar se enfoca en nosotros mismos, nuestras familias y nuestros hermanos/as de nuestra congregaciones.

Descargar la versión PDF

Primeros Pasos

Tome cuidado de usted mismo y de su familia. Entonces usted estará listo para ayudar a los demás.

No podemos ministrar eficazmente a los demás si no nos hemos asegurado de que nuestras familias estén bien y preparadas para cuidarse entre ellos.

  • Planifique y prepárese para la posibilidad de una auto-cuarentena. Establezca su propio plan de comunicación entre sus conocidos, amigos y familiares que incluya cómo se comunicarán entre cada uno de ustedes. Esto debe incluir medios alternativos de comunicación en caso de que las comunicaciones regulares se interrumpan o se sobrecarguen si la emergencia  con el virus empeora. Asigne otro miembro de la iglesia o vecino para que sea un contacto interino para los miembros de la familia si su plan de comunicación falla.
  • Tenga a mano un suministro para 14 días de alimentos, recetas medicas, medicamentos sin receta, necesidades básicas (es decir; necesidades personales, productos de higiene, suministros sanitarios, pañales y alimentos para mascotas). Consulte la lista del “Kit de supervivencia” de la Cruz Roja Americana en: https://redcross.org/gethelp/how-to-prepare-for-emergencies/survival-kit-supplies.html
  • Mantenga el tanque de gasolina de su vehículo al menos a la mitad.
  • Haga arreglos para la entrega de su correo postal si vive en un área donde su correo se encuentra en una ubicación central.
  • Haga arreglos para o dar seguimiento a miembros de la familia amigos que están en cuarentena.
  • Conozca la información de contacto de su medico primario.
  • Haga arreglos de transportación a un centro médico, si es necesario.

Congregaciones Preparadas

Congregaciones Preparadas

  • Cree un equipo de toma de decisiones entre el; (pastor, líder laico, adoración, finanzas y síndicos) que puedan tomar decisiones rápidamente.
  • Identifique un líder (que no sea el pastor) que coordine un equipo de voluntarios y sea responsable de la respuesta de la iglesia ante la emergencia de la pandemia.
  • Haga una lista de los recursos de la iglesia. Incluya recursos físicos y de comunicación, así como los dones y talentos de los miembros de la iglesia.
  • Establezca o use una red telefónica existente u otro método de conexión con los miembros de su congregación. Considere y adapte las preferencias y los medios de acceso tanto como sea posible. Pruebe este proceso para asegurarse de que todos los miembros regulares y asistentes frecuentes puedan ser contactados.
  • Haga una lista de sus miembros más vulnerables, personas confinadas en sus hogares y otras personas con necesidades especiales. Comuníquese con estas personas regularmente por teléfono (no confíe en mensajes de texto o correo electrónico) para asegurarse de que ellos estén bien y pregunte lo siguiente:
    • Pregúntale: ¿cómo se encuentran?
    • Solicite permiso a los miembros para compartir información según sea necesario.
    • ¿Tienen a alguien que les ayude, un cuidador u otra persona?
    • ¿Necesitan algo que no puedan conseguir por sí mismos?
    • ¿Utilizan un sistema de entrega de comestibles o el servicio de comidas sobre ruedas (“Meals-on-Wheels”), etc.?
    • ¿Necesitan alimentos, medicamentos recetados, etc.? No asuma que usted sabe lo que ellos necesitan y recuerde que pueden estar aislados debido al virus.
  • Identifique necesidades espirituales / emocionales para darle un seguimiento adicional.
  • Ministre espiritualmente a los miembros de la congregación que están en necesidad. Tenga en cuenta los ministros laicos, la ayuda del ministerio “Sthephen Ministry” y otros que tengan alguna capacitación para que le ayuden con el cuidado pastoral.
  • Use grupos pequeños existentes para satisfacer las necesidades de la congregación durante el período de la pandemia.
  • Establezca una estrategia de comunicación para mantener a los miembros informados sobre el estado de la emergencia, las necesidades de la congregación y las actividades y eventos programados o cancelados. Use los equipos existentes que ya están en su lugar para dar a conocer los mensajes. Para iglesias grandes, establezca un equipo de comunicaciones si es necesario.
  • Siga las recomendaciones de las autoridades de salud estatales y federales para reducir su riesgo de exposición.

Mientras planifica, se prepara y responde al coronavirus, recuerde que también estamos llamados a cuidar a nuestros vecinos. No dude en compartir este material con sus vecinos, con otras organizaciones religiosas y otras personas que puedan beneficiarse de esta información.

Recursos Adicionales

Si tiene preguntas sobre esta lista de verificación, necesita ayuda o desea una capacitación más profunda, comuníquese con:

Las Conferencias del Area del Gran Noroeste ofrecen descuentos para cuentas de ZOOM y actualización de licencias de transmission (CCLI) para las Iglesias locales de nuestra Conferencias

Por Patrick Scriven

Con el fin de ayudar a las iglesias locales durante este período difícil, las Conferencias del Área del Gran Noroeste de la Iglesia Metodista Unida están patrocinando dos iniciativas especiales.

La primera oferta es el acceso a una cuenta Zoom de negocios a un precio altamente subsidiado de $ 50. Las iglesias locales en las Conferencias de Alaska, Oregón-Idaho y Pacífico Noroeste pueden enviar su solicitud utilizando este sencillo formulario.

“Durante las próximas semanas, donde todos tendremos que conectarnos de diferentes maneras”, expreso el Reverendo David Valera, Director Ejecutivo de Ministerios Conexionales para la Conferencia PNW. “Esperamos que Zoom sirva como una herramienta útil para que las iglesias locales continúen reuniéndose en grupos grandes y pequeños, en adoración y otras formas de comunidad”

La licencia que las iglesias pueden comprar apoyará reuniones de hasta 300 personas.

Además, las Conferencias de Alaska y el Noroeste del Pacífico han asegurado el permiso de transmisión para todo el catálogo de canciones de iglesias CCLI en esas conferencias para el próximo año.Tenga en cuenta que esas iglesias aún necesitarán obtener licencias para canciones fuera del catálogo de CCLI si eligen usarlas en línea. Algunas iglesias han tenido éxito al combinar la licencia CCLI con OneLicense o Christian Copyright Solutions, las cuales cubren más himnos en el Himnario Metodista Unido ”.

UPDATE: Nos complace compartir que OneLicense ofrece una licencia gratuita válida hasta el 15 de abril de 2020.

Tanto en las conferencias de Alaska como en el noroeste del Pacífico, la cobertura de seguro de la conferencia ha incluido licencias básicas de CCLI para iglesias locales durante varios años. La transmisión es una función adicional que cuesta entre $ 63 y $ 93 por licencia por año, dependiendo del tamaño de la iglesia.

Las iglesias en la Conferencia de Oregon-Idaho actualmente son responsables de sus propias licencias CCLI. Se les recomienda a ponerse en contacto con la empresa para analizar la flexibilidad en los permisos de transmisión y / o usar canciones en el dominio público.

Póngase en contacto con el Director del Centro Regional de Medios, Ian McKnight (imcknight@pnwumc.org) si tiene preguntas sobre cómo acceder y usar su licencia CCLI. Cada iglesia en la Conferencia de Alaska y PNW tiene un número de licencia CCLI individual que deberían usar cada vez que reproducen música para uso congregacional y ahora para transmitir en línea.

Como Gerente del Centro Regional de Medios, Ian también es un gran recurso para responder preguntas sobre derechos de autor y licencias para iglesias en toda el Área del Noroeste.

Zoom Details

Facturaremos a los que se registren para una cuenta de Zoom $ 50 con la opción de renovar a nuestra tarifa completa (aproximadamente $ 120) en enero de 2021. La misma cuenta está disponible en el sitio de Zoom.us por $ 19.99 por mes (más de $ 250 por año después de impuestos). Solo se permitira una cuenta por iglesia local. Podemos proveer ayuda adicional para las iglesias que la necesiten.


Patrick Scriven sirve como Director de Comunicaciones y Ministerios de Jóvenes para la Conferencia del Noroeste del Pacífico de la Iglesia Metodista Unida.

Carta Pastoral: Nuevas pautas para combatir el Coronavirus exigen suspender los servicios de adoración

Estimado Pastor/a metodista unido, miembros y amigos:

NO HAGA DAÑO. HAZ EL BIEN. MANTÉNGASE EN EL AMOR DE DIOS.; STAY IN LOVE WITH GOD.
Las tres simples reglas de John Wesley (Adaptadas)

NO HAGA DAÑO

Día a día estamos aprendiendo más sobre COVID-19, o el Coronavirus. Sabemos que pueden pasar hasta 14 días entre el momento en que una persona está expuesta al virus y cuando comienzan los síntomas. Esto significa que, como ha pasado en los condados King y Snohomish en el estado de Washington, el virus puede pasar desapercibido durante algún tiempo antes de ser identificado. Durante ese tiempo, la persona infectada con el virus está exponiendo a otros a la infección sin siquiera saberlo. También sabemos que el virus es altamente contagioso, pero que las medidas de precaución pueden reducir la velocidad de propagación. Disminuir la propagación baja el porciento de casos de una epidemia como esta. Si hay demasiados casos que necesitan atención médica al mismo tiempo, esto puede inundar nuestros hospitales y clínicas, lo que hace imposible que todos los casos críticos de COVID-19, así como otras emergencias médicas no relacionadas, reciban un tratamiento oportuno y adecuado.

En acuerdo con las directrices y recomendaciones emitidas por el Gobernador de Oregon Brown y el Gobernador de Washington Inslee y reconociendo que las personas mayores de 60 años o que tienen condiciones de salud pre-existentes se les aconseja no asistir a reuniones de más de 10 personas, Estoy ordenando a las iglesias locales de cualquier tamaño y otros ministerios en los estados de Alaska, Idaho, Oregon y Washington que suspendan el culto y otras reuniones de más de 10 personas durante las próximas dos semanas, a partir de hoy. Sus líderes de la conferencia y yo evaluaremos como se estan desarrolando los eventos y actualizaremos esta directrices según corresponda, pero no más tarde del 24 de marzo, antes del Domingo de Ramos y la Semana Santa.

Algunas personas se preguntan si estas fuertes directrices están justificadas en Alaska, donde se confirmó el primer caso o en Idaho, donde COVID-19 aún no se ha detectado. Le pido que adopten esta disciplina como un acto valiente de prevención. Es probable que este virus esté presente, aun sin ser detectado, como lo ha estado en muchos lugares.

¡No queremos arriesgarnos a que nadie contraiga o propague este virus en la iglesia! También solicito al personal de la conferencia a que suspendan los viajes aéreos innecesarios y aconsejo al clero que haga lo mismo hasta nuevo aviso.

HAZ EL BIEN

El Departamento de Salud de Oregón nos recuerda que “Juntos, podemos minimizar el impacto de COVID-19 en los miembros mas vulnerables de nuestra comunidad”. Los metodistas unidos nos esforzamos por vivir una vida que promuevan el bienestar de los demás. En esta temporada de propagación de la enfermedad, hago un llamado a “extender la hospitalidad a los extraños”

  • mantengan una distancia social de 6 pies, sin abrazos, apretones de manos o golpes de codo
  • quédese en casa si no se siente bien
  • practique una higiene saludable

“Contribuya a la necesidad de los mas vulnerables”, al continuar apoyando a su iglesia local y otros ministerios vitales con sus oraciones, presencia (en espíritu y en línea), dones (incluyendo el apoyo financiero), servicio y testimonio para que los ministerios de compasión y la justicia no sean interrumpidos. Información de preparación para emergencias de la Conferencia de Oregon-Idaho, información de preparación de la Conferencia PNW, información de preparación de la Conferencia de Alaska.

Para que los ministerios que sirven a poblaciones vulnerables permanezcan abiertos, tal como: cuidado de niños, programas de alimentación, servicios para personas sin hogar, AA, es estrictamente recomendado el cumplimiento de las medidas de seguridad del Departamento para el Control de Enfermedades u otras agencias de salud pública para la limpieza, el distanciamiento social y estas pautas de detección de salud son obligatorias.

MANTÉNGASE EN EL AMOR DE DIOS

En tiempos de incertidumbre y vulnerabilidad, el contacto humano y la conexión espiritual son importantes. Le animo a que encuentren formas creativas de mantenerse en contacto con sus colegas y sus feligreses durante este tiempo. Las redes sociales son geniales, pero no sustituyen una llamada telefónica o tiempo de atención.

A pesar de que se nos alienta a quedarnos en casa, evitar el contacto social y adorar en línea, las iglesias y las agencias de servicios sociales necesitan un apoyo constante de la comunidad para continuar su crucial trabajo de justicia y compasión. Espero que experimenten ofreciendo cultos en línea, donaciones y reuniones durante esta emergencia.

Hay buenas noticias para las iglesias sobre las licencias Zoom y CCLI. Finalmente, en tiempos de crisis, el miedo da paso al odio. Las personas de ascendencia asiática, o aquellos que han viajado al extranjero, informan que han sido hostigados y estigmatizados bajo el supuesto de que trajeron el virus aquí.

Las personas no son responsables del virus, y cualquiera de nosotros podría ser portador. Solo el perfecto amor echa fuera el miedo (1 Juan 4:18).

Tomen precauciones para que usted, sus seres queridos, extranjeros, congregaciones y comunidades esten seguras.

Con gratitud por ti y tu liderazgo, y con confianza en el firme amor y la gracia de Jesucristo,

Obispa Elaine JW Stanovsky

  • 1
  • 2
© Copyright 2019, Greater Northwest Episcopal Area. All Rights Reserved.