Respuesta a los incendios forestales en el gran área del noroeste

Respuesta a los incendios forestales en el gran área del noroeste

Amigos en el gran área del noroeste,

Los líderes metodistas unidos de toda nuestra área se han reunido para monitorear y responder a los incendios forestales que asolan nuestra tierra y amenazan a muchas comunidades en Idaho, Oregon y Washington. Personas en muchas áreas han sido evacuadas o se están preparando para ser evacuadas de sus hogares.

Si usted no está en peligro inmediato, puede ser que este experimentando como muchos otros, que ven y prueban estos incendios forestales en cielos llenos de humo y con cada respiración que tomamos.

Las personas de fe quieren hacer el bien frente al peligro, pero debemos trabajar para asegurarnos de que el bien que pretendemos hacer no haga daño accidentalmente. Debido a las evacuaciones masivas que se están emitiendo en todos nuestros estados, y debido a que nuestras iglesias y entornos ministeriales están comprometidos a no hacer daño, hacer el bien y permanecer en el amor de Dios, se ha agregado un apéndice a las pautas de Re-imaginando la vida juntos para nuestras iglesias y entornos ministeriales para guiar nuestra respuestas metodistas unidas a la crisis del incendio forestal.

Mientras buscamos responder a estos incendios forestales, reconozco cuán cansados ​​están todos en este momento por tantas demandas, además del coronavirus, además del desmantelamiento del racismo, además de la escalada del partidismo que está erosionando nuestra capacidad de trabajar juntos por el bien común. Increíbles equipos de respuesta a desastres en el gran área del noroeste actúan como las manos y los pies de Jesús en las comunidades de toda el área y en conjunto con las iglesias locales. Cuando ocurre un desastre, los sobrevivientes a menudo pierden mucho: el techo de sus casas y otras propiedades, medios de vida, incluso sus seres queridos. Estos incendios forestales muestran cuán devastadores pueden ser estos desastres. Sin embargo, este año parece ser que enfrentamos una crisis detrás de la otra.

Y entonces, clamamos a Dios, buscando misericordia. Buscando alivio. Buscando solo un día en el que no sintamos el peligro en nuestras manos y no sentirnos como que el peso del mundo esté sobre cada uno de nuestros hombros.

APENDICE PARA EL DOCUMENTO: RE-IMAGINANDO LA VIDA JUNTOS para el alivio de incendios forestales del noroeste de 2020

Efectivo desde el 11 de septiembre de 2020

Solo para “Wildfire Relief” (Alivio de Incendios Forestales), este apéndice reemplaza la guía de respuesta ante desastres en el documento Re-imaginando.

Todos los ministerios que planean brindar ayuda y apoyo en sus comunidades trabajarán con el superintendente de distrito (iglesias locales) o el director de ministerios conexionales (otros entornos ministeriales) para discutir la necesidad de la comunidad y solicitar la ayuda de autoridades del gobierno local y alguna otra respuesta ante los desastres de agencias (como la Cruz Roja) para el apoyo y ayuda durante este proceso.  Los Superintendentes de Distrito o Directores del Ministerios Conexionales deben aprobar los planes para usar las instalaciones (Edificios) de la iglesia para actividades de apoyo a los incendios forestales.

Únase a mí para orar por la seguridad de nuestros amigos, vecinos y por aquellos que ya han sufrido pérdidas de vidas. Únase a mí para orar por los socorristas y los bomberos forestales que se ponen en peligro para ayudar a otros a buscar refugio, salvar hogares y propiedades. Únase a mí para orar por la creación de Dios, para que podamos atenderla con más cuidado.

Únase a mí, también, en un llamado a la acción a través de nuestras donaciones de recursos financieros. Sabemos que algunas de nuestras comunidades ya han sido afectadas por el fuego y sabemos que hay otras en peligro potencial.

Estoy agradecida al informar que las conferencias del “Pacific Northwest y Oregon-Idaho” han recibido cada una ayuda de emergencia de $ 10,000 del Comité Metodista Unido (UMCOR) para apoyar los esfuerzos de respuesta en nuestras comunidades. Pero esto es solo una gota en el cubo de lo que se necesitará.

Donacion electrónicamente, al Fondo de Desastres de la Conferencia de Oregón-Idaho

También puede donar al Fondo para Desastres de la Conferencia OR-ID (Fondo # 260) a través de su iglesia local o enviando un cheque a nombre de la Oficina Tesoreria de la Conferencia de Oregon-Idaho con el Avance de la Conferencia # 260 en la línea de memo a:

Centro de conferencias anual de Oregon-Idaho
c/o Tesorero de la conferencia
1505 SW 18th Avenue
Portland, Oregón, 97201-2524

Donacion electrónicamente al Fondo de Desastres de la Conferencia PNW

También puede dar el Fondo para Desastres de la Conferencia de PNW (Fondo # 352) a través de su iglesia local o enviando un cheque a nombre de la oficina del Tesorero de la Conferencia de PNW con el  # 352 en la línea de memo a:

Oficina de conferencias del noroeste del Pacífico
c/o Tesorero de la conferencia
PO Box 13650
Des Moines, WA 98198

Finalmente, líderes de la iglesia local, por favor manténgase en contacto con los superintendentes de distrito si su comunidad se ve afectada por un incendio forestal. Hágale saber a su superintendente lo que está sucediendo en su comunidad y lo que su iglesia está haciendo, o se le ha pedido que haga, en respuesta. Su superintendente coordinará con el coordinador de respuesta a desastres de la conferencia para ayudarlo a respaldar su trabajo durante esta crisis.

Manténganse a salvo, mis amigos, y conozcan el amor inquebrantable de Dios cada día.

Obispa Elaine JW Stanovsky
Área episcopal del noroeste

 

Translated and Adapted by/Traducido y Adaptado por: Rev. Cruz Edwin Santos, Director of Hispanic/Latinx Ministry

Discurso episcopal Parte II

Convirtiéndonos en anti-racistas: desmantelando el racismo

Discurso episcopal Parte II (Parte I) | 8 de septiembre de 2020

En fidelidad al modelo de inclusividad de Jesús sobre el amor y la justicia, como obispa del Gran Área del Noroeste de la Iglesia Metodista Unida, estoy comprometida a liderar a los Metodistas Unidos en la Conferencia de Alaska, la Conferencia de Oregón-Idaho y la Conferencia del Noroeste del Pacífico para desmantelar el racismo sistémico en la iglesia y en toda la sociedad como una prioridad misional de largo alcance.

El Pecado Original es tomar lo que no es tuyo.

Después de estudiar las Escrituras y observar cómo las personas abusan de su poder de muchas maneras ingeniosas, he llegado a creer que el pecado original es tomar lo que no es tuyo. Piense en Adán y Eva en el jardín con abundantes alimentos, animales y plantas, proporcionados por un Creador generoso. Buen clima. Buena compañía. Y todo lo que Dios les pide es que no toquen un árbol. Tu puedes tenerlo todo. Disfruta de todo en este jardín, pero no comas la fruta de este árbol. Pero no pudieron resistir la tentación. Tomaron la fruta que no era de ellos y se la comieron.  

Con este pequeño acto, se rompió todo el equilibrio entre el creador y las criaturas humanas.

Tomar lo que no es tuyo no es solo el pecado original, es un pecado impregnado en toda la familia humana. ¿Qué crees que es la violación o el tráfico sexual, es sino una invasión de los derechos sobre el cuerpo, la privacidad y la autonomía de otra persona?

¿Cuál es la negativa a reconocer el autoconocimiento y la identificación de una persona como LGBTQ? ¿El abuso infantil no le roba al niño/a la inocencia, la confianza y la seguridad? ¿Qué es la confiscación y expulsión de los nativos americanos de sus tierras ancestrales y la represión de sus idiomas y culturas, sino una toma de lo que no es tuyo?  El internamiento de japoneses estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Invasiones y ocupaciones armadas. Piense en la separación de los niños/as de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México. Los empleadores que toman cruelmente la salud de los trabajadores al exponerlos a pesticidas, polvo de carbón o COVID-19. Los seres humanos son astutos en la forma en que se niegan unos a otros la plenitud de la vida que Jesús vino a darnos para que la disfrutemos (Juan 10:10).  Lo que pasa con el pecado original es que es difícil renunciar al dulce sabor de la manzana robada.

Hoy quiero hablar con ustedes sobre el pecado original de la esclavitud y su legado perdurable de racismo, especialmente, aunque no exclusivamente, el racismo anti-negro en Estados Unidos.

Una palabra profética para mis hermanos que son victimas del racismo sistémico

Isaías 54

11 ¡Oh, afligido, azotado por la tormenta y no consolado,….
13 Todos tus hijos serán enseñados por el Señor,
    y grande será la prosperidad de tus hijos.
14 En justicia serás establecido;
    estarás lejos de la opresión, y nada tendrás que temer;
    y el terror se apartara de ti, porque no se acercará a ti.
15 Si alguno suscita contiendas,
    no ser de mi parte;
    el que suscita contiendas contigo
    caerá ante ti….
17 Ningún arma que se forme contra ti prosperará,
    y refutarás toda lengua que se levante contra ti en juicio.
    Esta es la herencia de los siervos del Señor
    y su reivindicación de mí, dice el Señor.

Amigos, les hablo primero a ustedes que sufren a manos de los opresores, a ustedes, a quienes no se les ha mostrado dignidad y respeto, ni se les han otorgado los derechos que Dios soplo a cada miembro de la familia humana en la creación.

Me dirijo, en particular, a aquellos que llevan la carga acumulada de siglos – generaciones – de supremacía blanca, y que diariamente sienten la mirada de la desconfianza, la sospecha, la acusación, la exclusión, el odio, el rechazo.

Estoy aprendiendo a escuchar y ver que en Estados Unidos, los sistemas que llamamos iguales, justos y equitativos – igualdad de oportunidades, justicia penal, vivienda justa – tienen injusticias y prejuicios incorporados. Estoy aprendiendo a escuchar y ver que el prejuicio racial implícito, [i] omnipresente entre la gente blanca en Estados Unidos, asegura que la policía blanca, maestros, jueces, oficiales de libertad condicional, congresistas, funcionarios electorales, asistentes de estacionamientos, vecinos y extraños lleven a cabo su trabajo y vidas con sospecha de las personas de color y con una preferencia que no es favor de los pobres y marginados, sino por los blancos. Esto es lo que se llama privilegio blanco.

Estoy aprendiendo a oír y ver que durante más de 500 años, la iglesia cristiana ha concedido a los exploradores europeos permiso para “invadir, buscar, capturar, vencer y someter” a todos los musulmanes, paganos y enemigos de Cristo, “los reinos, los duques”. , principados, dominios, posesiones y todos los bienes muebles e inmuebles que posean para reducir a sus personas a la esclavitud perpetua … y convertirlos para su uso y beneficio ”. [ii]

Estoy aprendiendo cómo en Estados Unidos, la esclavitud de los cuerpos negros no terminó con la abolición de la esclavitud y la emancipación de las personas esclavizadas, sino que la esclavitud continuó a través de la segregación de Jim Crow y la negación del voto a los ciudadanos negros. Cuando las Leyes de Derechos Civiles y Derecho al Voto desmantelaron la segregación de Jim Crow en la década de 1960, no se erradicó el control de los cuerpos y las vidas de los negros, se incrustó en otros lugares: la Guerra contra las Drogas, detención, registro, arrestos desproporcionados, condenas de negros ciudadanos, especialmente hombres, y en la negación de acceso a programas de asistencia pública, y el derecho a votar o servir en un jurado para delincuentes condenados. [iii]

Los teléfonos inteligentes y las redes sociales han abierto una ventana a la opresión racial en Estados Unidos; que había sido negada, ocultada e ignorada durante generaciones.

Recuerdo y vuelvo a decir sus nombres: Trayvon Martin, Walter Scott, Michael Brown, Philando Castile, Freddy Gray, Eric Garner, Tamir Rice, Sandra Bland y muchos más que nunca llegaron a los titulares. Los desesperados últimos suspiros de George Floyd, grabados en video, y la implacable crueldad del oficial de la ley que le quitó la vida cuentan una historia innegable.  Ocho minutos y 46 segundos; cuando la rodilla del oficial presionó el cuello de George Floyd contra el pavimento, hubo mucho tiempo para que el oficial se detuviera, pensara y reevaluara la situación. Era tiempo suficiente para reconocer que el Sr. Floyd no era una amenaza para él, para reconocer que la presunta ofensa era una insignificancia comparada con la sentencia de muerte que el oficial ejecutó – mucho tiempo para escuchar la voz de Dios, y las voces de los transeúntes gritando: ” ¡DETENENTE! Este es mi hijo amado. Lo estás matando “. Y Ahmaud Arbery, perseguido por hombres que tenían un plan, lo acecharon y lo mataron. Rayshard Brooks, asesinado a tiros por la policía en un drive-thru de Wendy’s. Breonna Taylor, en su propia casa durmiendo. Jacob Blake, siete disparos por la espalda. Su disparo fue seguido unos días después por un justiciero blanco, armado con un arma semiautomática, que disparó y mató a dos manifestantes e hirió a un tercero. Que regresó a casa sin haber sido confrontado ni interrogado por la policía.

Una palabra profética para mis hermanos blancos

Isaías 55

6 Busquen al Señor mientras pueda ser hallado,
    llámalo mientras está cerca;
7 Dejen los impíos su camino,
    y los injustos sus pensamientos;
    que se vuelvan al Señor, para que él tenga misericordia de ellos,
    y a nuestro Dios, el cual será amplio en perdonar.
8 Porque mis pensamientos no son los tuyos,
    ni tus caminos son los míos, dice el Señor.
9 Porque así como los cielos son más altos que la tierra,
    así son mis caminos más altos que los tuyos
    y mis pensamientos que los tuyos.

Dios miró al pueblo escogido de Dios y vio su pecado. Lo nombró y los llamó a rendir cuentas. Mientras leo este pasaje, escucho la voz de Dios hablando a los estadounidenses de la cultura dominante y a mí en esta temporada de levantamiento contra el racismo, diciendo: “Mis pensamientos no son tus pensamientos. Mis caminos no son los tuyos “.

Lo torcido se enderezará y los caminos ásperos se allanaran (Lucas 3: 5). Deja el camino torcido que has recorrido todos estos años. Esto es una carga severa. Es difícil mirar hacia atrás a su vida, a las enseñanzas de su familia, escuela, iglesia y decir: “Espera un minuto. Quizás nos hemos equivocado en esto. Quizás necesitemos mirar de nuevo, pensar de nuevo, escuchar de nuevo. Tal vez la forma en que se ha ordenado nuestro mundo, todas las cosas que damos por sentado no están bien.

Estoy aprendiendo a escuchar y ver que los estándares, normas y hábitos que me enseñaron a valorar no son universalmente compartidos por todas las personas de todas las culturas.  Lentamente, estoy aprendiendo que como líder, si simplemente, inconscientemente, dirijo de acuerdo con las normas culturales que son naturales para mí, inadvertidamente, inconscientemente perpetuaré formas de trabajar y relacionarme que no funcionan para muchos de sus miembros. Y continúo prácticas que silencian los dones, las percepciones y la sabiduría de personas criadas en diferentes contextos culturales. Estoy aprendiendo a reconocer que los blancos y los negros no comparten las mismas experiencias de vida o la misma memoria generacional e interpretación de la historia. Estas diferencias significan que vemos las formas del mundo que compartimos de manera muy diferente. Y cuando escucho a alguien decir algo desde una perspectiva diferente que no tiene sentido para mí y es contrario a cómo siempre lo he pensado, tal vez quiera decir, “¡eso es ridículo!” “Estás loco.” “Déjame mostrarte en qué estás equivocado”. “El mundo simplemente no funciona de esa manera, ¡no puede funcionar de esa manera!” “Déjame enseñarte de la manera correcta”.

Ve, hasta que aprenda a tener oídos para oír, no puedo ver más allá de mi propia perspectiva cultural. Esto es lo que se llama normatividad cultural. [iv]

Un momento revelador

Una noche, tarde, me encontré viajando en un automóvil que le habían pedido prestado a un amigo nativo americano, que se lo había pedido prestado a un pariente.  El conductor era un colega negro con una mujer blanca rubia en el asiento del pasajero. Me senté con un joven filipino y un joven hispano gay en la parte de atrás. En una carretera rural oscura y remota de Oklahoma, nos detuvieron por una luz de la parte de atrás del carro que estaba rota. Ninguno de nosotros era de Oklahoma. Ni siquiera dos de nosotros éramos del mismo estado. No sabíamos el nombre de la persona de la cual estaba registrado el automóvil. En ese momento, experimenté algo de lo que no sabía nada: conducir cuando eres negro. Nuestro entrenamiento de conducción repentinamente serio y atento se puso en marcha:

  • Sea callado y respetuoso
  • Nadie habla excepto yo
  • No actúes. Nada de bromas
  • Sin movimientos rápidos

No pasó nada malo esa noche, pero era fácil ver cómo podría haber sucedido, si el registro del automóvil o la licencia de conducir habían expirado, si había una multa de estacionamiento sin pagar o no había varios clérigos en el automóvil. Supongamos que nuestro conductor hubiera estado solo en el coche. Supongamos que el oficial hubiera estado de mal humor. ¿Quién hubiera sabido y dicho la verdad? Nunca dudaré del peligro real y el miedo de conducir mientras eres de la raza negra.

Sin los videos, las inaceptables acciones policiales que presenciamos en ciudades de todo Estados Unidos nunca hubieran visto la luz del día. Se habría tejido una historia que “justificaba” acciones policiales injustificables:

  • el sospechoso estaba amenazando
  • la policía actuó en defensa propia o pensó que había un arma
  • la evidencia se pierde, se manipula o se suprime
  • los testigos no son creíbles
  • o simplemente no se presentan a testificar

Debido a que los teléfonos inteligentes se han convertido en algo común, las personas pueden arrojar luz sobre un patrón de abuso de poder que no se ha reconocido ni abordado durante demasiado tiempo. El racismo endémico y sistémico ahora se enfrenta a los estadounidenses blancos que han podido fingir que no existía o que lo han tratado de explicar.

Este año, en esta temporada, mientras vemos protestas que continúan después de cuatro meses, cada uno de nosotros tiene que decidir si prestar atención a la evidencia y reevaluar si el racismo está vivo y coleando en nuestro mundo, o si continuaremos engañándonos al negar la evidencia.

¿Continuaremos minimizando el papel del racismo en los eventos que vemos y adoptaremos teorías de conspiración que nos protegen de tener que enfrentar un pecado duro y profundo en nuestra sociedad?

Por eso les hablo de esto hoy. Estados Unidos se ha roto desde que se podía ganar dinero secuestrando, encarcelando, enviando como cargamento a través del océano y literalmente entregando desde África cuerpos negros al nuevo mundo, llevando africanos, para venderlos a los que los esclavizaban para que construyeran la nación más rica del mundo a sus espaldas. Y todos estos años después, las profundas heridas causadas por ese pecado original no han sanado.

Pero hoy tenemos la oportunidad, en esta generación, de aprender a escuchar y ver lo que no hemos querido admitir: que nuestra nación no es justa, los derechos no son iguales y los sistemas no son justos. Y tenemos la oportunidad de caminar con Jesús por un camino recto que podría conducir a una comunidad justa, equitativa y amada.

¡Quiero ser parte de ese proyecto! ¿tu no?

Y sin embargo, incluso cuando digo que quiero ser parte del proyecto de desmantelar el racismo en el Gran Noroeste, en la Iglesia Metodista Unida, en la familia humana, puedo sentir un poco de miedo en mí. Tendré que renunciar a algo por la justicia. La justicia no me habría dado todas las ventajas de las que disfruto. La justicia de Dios enaltecerá a los humildes y humillará al resto de nosotros (Lucas 1: 52).

¿Qué pasa si yo, si nosotros, nos aventuramos fuera de los valores, creencias y formas de vida que he pasado toda mi vida aprendiendo?

¿Qué pasa si no podemos encontrar un camino a seguir? ¿Y si es un desierto y no una tierra prometida? Bueno, amigos, ya estamos en el desierto, ¿no crees? ¿Tenían razón los israelitas al dejar la esclavitud en Egipto en busca de algo mejor?

¿Y sabes lo que Dios nos dice a nosotros mismos que estamos temerosos? No le tengas miedo a la naturaleza. Has estado ahí antes. Hay una forma mejor que como están las cosas ahora. Te mostraré el camino. Da un paso hacia el camino de la relación correcta.

No temáis. El amor perfecto echa fuera el miedo.

Los miembros de su gabinete y yo estamos dando un paso adelante en el amor, y espero que los Metodistas Unidos de Alaska, Iritis Columbia, Idaho, Oregon y Washington se unan a nosotros en una caminata del miedo al amor.

Desmantelando el racismo y creando una comunidad amada

Filipenses 2:1, 3-5

Si, entonces, hay algún aliento en Cristo, algún consuelo del amor, alguna participación en el Espíritu, alguna compasión y simpatía…. No hagáis nada por egoísmo o engreimiento, sino consideraos con humildad a los demás como mejores que vosotros. Que cada uno de ustedes no mire por sus propios intereses, sino por los intereses de los demás. Sea en ti la misma mente que estaba en Cristo Jesús …

Cuando la Primera Iglesia Metodista Unida de Boise, conocida como la Catedral Rocosa, fue construida y dedicada en 1960, incluía un vitral con la imagen de Robert E. Lee junto a George Washington y Abraham Lincoln. Robert E. Lee fue el general de la Guerra Civil que lideró la lucha para proteger y preservar el derecho legal de esclavizar a las personas en los Estados Unidos. En los últimos años, los ataques letales contra los estadounidenses negros atrajeron una renovada atención hacia esto y se plantearon la cuestión de si era apropiado elevar a Robert E. Lee a la compañía de Washington y Lincoln.

Después de la cruel muerte de George Floyd, cuando la exhibición pública de monumentos de la Guerra Civil y banderas confederadas fue desafiada en todo el país, las críticas a la ventana de la primera Iglesia de Boise estallaron en las redes sociales. Los líderes de la iglesia decidieron que se debería remover la ventana. En julio, Clint y yo manejamos a Boise, Idaho, para participar en una pequeña reunión socialmente distanciada para un acto de desconsagración,  de esta ventana mientras los trabajadores la retiraban permanentemente. [v]

En este acto de desconsagración, hice un llamado a los Metodistas Unidos en el gran área del noroeste para entrar en una temporada de autoexamen, confesión, arrepentimiento y limpieza de la casa en nuestras iglesias.

Un llamado a desmantelar el racismo

En el Gran Noroeste, reconocemos y luchamos por la “inclusión” como una de las tres prácticas de una iglesia vital y saludable. Mientras dirijo a la iglesia en su misión de ayudar a las personas a convertirse en discípulos de Jesucristo para la transformación del mundo, hago un llamado al clero Metodista Unido y a los laicos del Gran Noroeste para promover una mayor equidad e inclusión cultural y racial en nuestras comunidades de fe. Llamo a todos los pastores y miembros laicos de las Conferencias Anuales para que dirijan a sus iglesias a:

  1. Conozca la historia y la realidad actual del racismo, la lucha contra la negritud, la exclusión de los nativos americanos, las actitudes antiinmigrantes, el prejuicio racial implícito y la supremacía blanca.
  2. Examine las imágenes visuales presentes en los espacios e instalaciones de culto, los boletines informativos, en busca de imágenes que sean culturalmente tendenciosas o excluyentes.
  3. Reflexione sobre las tradiciones, la toma de decisiones y los estilos de comunicación que asumen y privilegian la cultura y los valores euro-céntricos.
  4. Examine los valores y las personas priorizadas en los presupuestos y actividades de la iglesia.
  5. De palabra y de hecho, aprecie y honre intencionalmente la bondad dada por Dios a una familia humana diversa.
  6. Dar la bienvenida intencionalmente a la amplia diversidad de los hijos de Dios en una voz, un liderazgo pleno y auténtico en nuestras iglesias.
  7. Iniciar y formar asociaciones con grupos de la comunidad que ahora no están presentes en cada congregación.

Durante las conferencias de cargo de este otoño e invierno, los superintendentes de distrito trabajarán con las congregaciones para comenzar a enfrentar estos desafíos.  Dios nos ha abierto una puerta para que escuchemos, crezcamos y honremos a las personas que traen variadas experiencias de vida en América. Dios nos está guiando en este trabajo, para sanarnos y ayudar a nuestras iglesias a profundizar su discipulado, ampliar su compromiso con las personas racialmente diversas en sus comunidades y convertirse en lugares donde el amor inclusivo de Jesucristo será evidente para las personas de todas las razas y  que están en diferentes caminos de la vida.

Podemos hacer esto. Dios está en esta obra. Jesús abre el camino. El Espíritu Santo está con nosotros para animarnos. Debemos hacerlo.

Obispa Elaine JW Stanovsky
Área Episcopal del Gran Noroeste


[i] https://www.scientificamerican.com/article/how-to-think-about-implicit-bias/

[ii] “The Bull Romanus Pontifex, English translation:  www.doctrineofdisovery.org/dum-diversas/, cited in Mark Charles and Soong-Chan Rah, Unsettling Truths:  The Ongoing, Dehumanizing Legacy of the Doctrine of Discovery, (Downers Grove, Illinois, Intervarsity Press, 2019 page 15.

[iii] Michelle Alexander, The New Jim Crow:  Mass Incarceration in the Age of Colorblindness, (New York, The New Press, 2010.

[iv] https://thewitnessbcc.com/denominational-diversity-cultural-normativity/

[v] https://www.umoi.org/newsdetail/boise-idaho-church-deconsecrates-and-removes-stained-glass-window-depicting-confederate-general-robert-e-lee-as-it-repents-of-racism-14145799


Translated and adapted by: Rev. Cruz Edwin Santos, Director of Hispanic/Latinx Ministries Office of Connectional Ministries Pacific Northwest Conference

Mensaje Episcopal Parte I y aviso número 8 sobre COVID-19.

El discurso de la obispa Stanovsky para las Conferencias Anuales virtuales de septiembre de 2020 se publicará por escrito en tres partes antes de las sesiones programadas para el 15, 16 y 17 de septiembre.  Hoy recibes la Parte 1, que también es el aviso número 8  sobre COVID-19. En las próximas semanas recibirán la Parte 2: Desmantelando el Racismo y la Parte 3: Re-imaginando el Metodismo Unido: Alaska, el gran área del Noroeste, la Jurisdicción del Oeste y La Iglesia Metodista Unida. La obispa ofrecerá una descripción general en línea durante las sesiones de la conferencia anual.  Envíe sus comentarios o preguntas a bishop@greaternw.org  escribiendo en el encabezamiento: “Dirección episcopal”.

Continue reading

Aviso #7, de parte de nuestra Obispo en relación con el COVID-19, 16 de Junio de 2020

Estimados líderes pastorales del Gran Área Noroeste de la IMU, 

Ha sido una bendición ver a las iglesias del Gran Noroeste responder al COVID-19 con gran precaución, compasión y creatividad. No ha sido fácil suspender la adoración en persona durante tres meses, pero has estado a la altura de las circunstancias y has ejercido una gran precaución por la salud y el bienestar de tus vecinos. Muchos de ustedes han desarrollado la capacidad de ofrecer adoración en línea. Otros envían boletines impresos y sermones cada semana. Has encontrado formas de ofrecer compasión distribuyendo tarjetas de regalo, haciendo máscaras faciales, ofreciendo cajas de comida, celebraciones de cumpleaños y ceremonias de graduaciones en autos. Su creatividad ha dado lugar a círculos de oración, grupos de estudio y reuniones de niños virtuales. Has dirigido con abundante gracia a través de un tiempo muy difícil y limitado. 

Aún así, no es posible reunirse para la adoración en línea en todos los lugares donde se encuentran nuestras iglesias. Y no es posible organizar campamentos de verano de forma segura. Es desgarrador no poder sostener la mano de un ser querido moribundo o reunirse y honrar a los que han fallecido en un servicio memorial. 

Como su obispo, he luchado toda la semana pasada en saber cuál es la mejor manera de dirigir, atender las necesidades de tantas iglesias y comunidades a las que ustedes sirven, enfrentando circunstancias tan variadas. La “curva” de los nuevos casos de COVID-19 se ha incrementado desde que las restricciones fueron flexibilizadas en relación con la interacción social en la mayoría de los estados en el mes de mayo y después del fin de semana del “Memorial Day”. Se desconocen los impactos que tendrán las grandes protestas públicas por la justicia racial desde la muerte de George Floyd el 25 de mayo. Los profesionales de la salud están muy preocupados de que podamos estar viendo el comienzo de otro pico que podría amenazar con colapsar a los sistemas de atención médica. 

A pesar de las serias reservas, efectivo de inmediato, estoy flexibilizando las restricciones sobre el culto en persona y el cierre de edificios que permiten la transición de la Fase 1 a la Fase 2 de “Re-imaginando nuestra vida juntos”. Esto significa que SI …

  1. los planes de reapertura de una iglesia han sido aprobados por su superintendente de distrito (o, en el caso de otro entorno ministerial, por su director de ministerios conexiónales), y
  2. el plan es consistente con la guía de salud pública local y estatal,

ENTONCES … la iglesia puede implementar su plan para entrar en la Fase 2.

Además, en respuesta a las solicitudes de aclaración, las siguientes enmiendas e interpretaciones están vigentes durante las Fases 1 y 2:

  1. Para la protección contra COVID-19, se recomienda que los adultos vulnerables y las personas con condiciones de salud previas no se reúnan con otros en las instalaciones de la iglesia o para actividades de la iglesia. Sin embargo, respetando el derecho de los adultos a elegir el nivel de riesgo que aceptarán, ningún adulto puede ser excluido de las actividades de la iglesia debido a su edad o condiciones de salud que pueden hacerlos vulnerables a la enfermedad. Las iglesias deben tener un proceso establecido para que las personas sean conscientes de que ingresar al edificio y participar en las funciones de la iglesia puede exponerlos al COVID-19. Una vez conscientes, no deben excluirse únicamente por su protección.
  2. Las personas pueden ser excluidas de ingresar a las instalaciones de la iglesia o participar en actividades de la iglesia si hay razones para sospechar que pueden estar infectadas con el virus y estarían poniendo en riesgo a otros por su presencia, o si se niegan a cumplir con los protocolos de higiene y distanciamiento especificados en el plan de re-apertura de la iglesia. El distanciamiento social y el uso de una cubierta facial no son protección suficiente para permitir la participación de una persona que haya dado positivo, haya estado expuesta o muestre síntomas del virus.
  3. Estas pautas no pretenden evitar que se ofrezcan servicios esenciales en el edificio de la Iglesia con la condición de que se observen los protocolos de distanciamiento e higiene.     

Siguiendo caso por caso, los superintendentes de distrito pueden aprobar los planes de la iglesia local para la Fase 2 que incluyen lo siguiente:

  1. Adoración desde los automóviles, sin acceso al edificio de la iglesia.
  2. Adoración al aire libre, sin acceso al edificio de la iglesia.
  3. Grabaciones musicales individuales para la adoración en línea, incluyendo canto e instrumentos de viento, en el santuario de la iglesia siguiendo las medidas de precaución.

A medida que las congregaciones vuelven a imaginar la vida en común juntos y consideran cómo y cuándo reabrir, cada congregación todo líder metodista unido debe considerar las tendencias alarmantes y el grave daño potencial de abrir demasiado pronto o sin una preparación adecuada. Mientras reflexiona con otros líderes de su iglesia, tome una visión amplia y de largo alcance del impacto de sus decisiones y acciones.

La investigación en ciencias sociales y ciencias de la salud es motivo para tener precaución.  Veintiún estados, incluyendo los estados de Alaska, Oregón y Washington en el Gran Área Noroeste, están experimentando un aumento en los casos desde la apertura y como consecuencia de la socialización durante el fin de semana del “Memorial Day”.  Aún se desconoce el impacto que las grandes protestas públicas por la justicia racial van a tener en la propagación del virus.  

Las prácticas de prueba y el rastreo de los casos son inconsistentes en nuestra área e insuficientes en algunas áreas. La capacidad de atención médica esta distribuida de manera desigual en toda el área y está en peligro de verse abrumada si COVID-19 vuelve a resurgir. 

Las personas que prestan servicios esenciales, las personas de color y las personas pobres son desproporcionadamente vulnerables a contraer la enfermedad, de tener una atención médica no adecuada y a tensiones económicas que esto provoca. Las decisiones de aceptar los riesgos que conlleva la reapertura con la esperanza de cosechar los beneficios de una mayor libertad individual, interacción social y recuperación económica tienen el efecto de privilegiar a los mas privilegiados y hacer que los mas vulnerables sean los mas perjudicados.

Las expresiones de urgencia para reabrir provienen de varios motivos. Algunos están preocupados por el presupuesto de la iglesia.  Algunos están preocupados por la economía. Algunos sobre la pérdida de miembros por una iglesia vecina que ha abierto para la adoración. Todos reconocen la necesidad emocional, mental y espiritual de la interacción humana, y lo ven como la misión de la Iglesia de reunir personas para apoyo, oración, aliento y consuelo. Algunos escuchan el llamado al testimonio profético, la acción en la Iglesia, y sienten que este momento de la historia nos obliga a reunirnos, organizarnos y salir a las calles para abogar por la justicia y la misericordia racial.  Los cristianos enfrentamos dilemas morales bien extraordinarios en este tiempo tan complejo.

La salud física y la salud económica son intereses mutuamente dependientes.  La salud no es simplemente un valor progresivo.  La estabilidad económica no es simplemente un valor conservador. Si la pandemia continúa extendiéndose, la economía no se recuperará.  Si ponemos en marcha la economía alentando a las empresas a abrir y a las personas a regresar al trabajo antes de que sea seguro, esto aumentará el número de casos de muertes, y nuevamente la economía sufrirá.   

Ninguna iglesia debería alinearse simplemente con un lado u otro de la actual división política en Estados Unidos. Los cristianos deberían estar dispuestos a ser capaces de sacrificarse ahora por tener un resultado a largo plazo que beneficiara a toda la familia humana.  No solo mi familia, mi congregación, mi ciudad, mi condado, mi estado, las personas que se ven, piensan o votan como yo. Amar al prójimo como a uno mismo significa, actuar ahora de una manera que intentamos dirigirnos a la meta de una espiritualidad completa y proclamamos la sanidad de la casa de Dios.

Algunos de ustedes se preguntan acerca de la adoración al aire libre con cubiertas faciales y distanciamiento social. ¿Qué dilemas morales podría presentar la adoración al aire libre?  ¿Cómo evalúa la bendición de reunirse como comunidad de fe contra el posible daño de la exposición a la enfermedad? ¿Qué motiva el deseo urgente de reunirse nuevamente? ¿Es para atender las necesidades de las personas en la iglesia? ¿También sirve al público en general?  ¿Qué mensaje se envía si la gente ve la iglesia reunida al aire libre? ¿Tal reunión alentaría a las personas a continuar limitando sus interacciones sociales, o podría dar la impresión de que el peligro ya pasó?

“Re-imaginar la vida juntos” alienta a cada congregación a dejar a un lado algunas costumbres y tradiciones que han servido durante una temporada, y a descubrir y experimentar nuevas y diferentes formas de vida congregacional. El impulso urgente de reunirse nuevamente, darse la mano, abrazarse, cantar juntos, partir el pan juntos en la mesa de la comunión o en la mesa de la comida, surge de un anhelo de volver a los hábitos que nos hacen sentir cómodos, pero quizás a costa de la seguridad de otros. ¿Podríamos pensar en COVID-19 como una temporada de estar en “ayuno” de formas y hábitos familiares de la iglesia? ¿Podría ser este el momento en el que revisamos los “armarios” de nuestra iglesia para ver qué sigue encajando o trabajando, qué se ve bien y qué está desactualizado, en mal estado o simplemente ya no encaja? 

Sé que liderar una congregación es un desafío durante un momento de tales amenazas a la salud y la interrupción de las rutinas normales. Sé que hacer las adaptaciones necesarias para llevar a cabo las funciones básicas del ministerio es estresante y requiere aprender formas completamente nuevas de relacionarse. 

Mis primeros videos de “selfies” en la temporada de COVID-19 fueron grabados en mi teléfono, sostenido en un estante por hilo y una banda elástica. Con paciencia y buen humor (tienes que reírte o seguramente llorarás) he aprendido relajadamente, y dejo que lo que soy capaz de producir sea lo suficientemente bueno . 

Recuerdo las supuestas últimas palabras de John Wesley: “ 

“Lo mejor de todo es que Dios está con nosotros” en la risa, la frustración, las lágrimas y los preciosos momentos de santidad. 

Oro para que puedan tener el poder de comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.

Efesios 3:18-19

Obispa Elaine JW Stanovsky
Area Episcopal del Gran Noroeste


Translated and adapted by Rev. Cruz Edwin Santos, Director of Hispanic /Latinx Ministries

Traducido y adaptado por el Rev. Cruz Edwin Santos, Director de Ministerios Hispanos/Latin@s


COVID-19 Statistical Reports

Aviso #6, de parte de nuestra Obispa en relación con el COVID-19, 13 de mayo del 2020

Aviso #6, de parte de nuestra Obispa en relación con el COVID-19, 13 de mayo del 2020

EXTENSION DE SUSPENSIÓN DE ADORACIÓN Y CIERRE DE EDIFICIOS HASTA JUNIO 15, 2020

Como obispa del Área del Gran Noroeste de la Iglesia Metodista Unida, estoy extendiendo la suspensión del culto en persona en nuestras Iglesias y otros ministerios, y el cierre de las facilidades de la iglesia y servicios esenciales en las conferencias de Alaska, Oregón, Idaho y el Pacífico Noroeste hasta el 15 de junio de 2020. En este principio del proceso de reapertura por fases, los datos sobre la propagación del virus son inconsistentes e inconclusos. Esta fecha permite dos períodos más de 14 días durante los cuales podremos evaluar si los casos de COVID-19 están disminuyendo o aumentando. Nuestras iglesias estarán a la vanguardia de la protección de la salud pública, pero no estarán a la vanguardia de la reapertura a riesgo de aumentar la exposición, las infecciones y las muertes.

¿Qué hemos aprendido hasta ahora de la pandemia?

COVID-19 es oportunista. Busca oportunidades para saltar especies, para propagarse de una persona a otra.

Algunos entornos proporcionan excelentes condiciones para que el virus se propague. Piense en cruceros, prisiones, campamentos de trabajo para migrantes, hogares de ancianos, un portaaviones, refugios para personas sin hogar, subterráneos, plantas empacadoras de carne. Estos fueron algunos de los lugares de reproducción de esta enfermedad mortal. Y algunos de los primeros puntos críticos para la propagación de la enfermedad fueron las reuniones de adoración de comunidades religiosas.

El comportamiento humano puede reducir las posibilidades de propagación de este virus. En muchos lugares, la cooperación pública con directrices gubernamentales extremas han “aplanado la curva”, reduciendo la tasa de nuevas infecciones por COVID-19, las muertes, la necesidad de mayor equipo y suministros de emergencias.
Estas son buenas noticias.

Al mismo tiempo, el comportamiento humano también puede crear nuevas oportunidades para este virus mortal. A muchos expertos en enfermedades infecciosas les preocupa que pueda ser demasiado pronto para relajar las restricciones a la reunión social, las disciplinas de distanciamiento social, lavado de manos y uso de máscaras faciales en público. Anticipan que a medida que las personas comiencen a interactuar en grupos nuevamente, en contacto cercano entre sí y en espacios cerrados, la propagación del virus puede aumentar nuevamente. A medida que las personas vuelven a sus prácticas normales, advierten estos profesionales de la salud, que no podemos estar seguros de que el virus no resurja nuevamente.

Cómo se ve el amor cristiano en una pandemia

En esto hemos conocido el amor, en que él (Jesús)puso su vida por nosotros; también
nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.
1 Juan 3:16

Los seguidores de Jesús tienen un alto llamado a no hacer daño, a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, y un deber sacrificial de vivir el uno para el otro.

Es un acto de supremacía del amor considerar el bienestar de los demás igual que el nuestro y vivir por el bien de los demás, incluso prefiriendo esto ante nuestro propio bien. Aprendimos este de Jesús, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz,” (Hebreos 12:2b). Podemos aceptar este alto llamado, porque Jesús nos precedió, viviendo una vida de amor que se entrega, incluso a costa de su vida. En la resurrección de Jesús de entre los muertos, Dios nos revela más allá de toda sombra de duda que la vida dada a otros en amor nunca muere.

En esta crisis de salud, como en la mayoría de las crisis de cualquier tipo, las personas más vulnerables a la enfermedad son las personas que ya viven al margen de la sociedad con recursos limitados, personales, financieros y sociales, o que viven con desafíos físicos, mentales o emocionales. En particular, sabemos que las personas de color, especialmente los afroamericanos y las personas hispanas / latinas, corren un riesgo desproporcionado de contraer y morir por el virus.

La única forma en que puedo entender mi llamado cristiano frente a este virus poderoso y sigiloso (silencioso) es hacer lo que yo pueda para evitar que se propague, especialmente a aquellos que están en mayor riesgo. Y el costo para mí es pequeño, realmente:

  • quédarme en casa
  • lavar mis manos
  • cubrir mi nariz y boca
  • no doy la mano para saludar
  • dar lo que pueda para aliviar el sufrimiento de los demás
  • pido a las personas e iglesias que cuiden, que tomen precauciones razonables para evitar que alguien se enferme en un evento de la iglesia o en una de nuestras instalaciones de la iglesia.

Espero y oro para que busque en sus propios corazones y se pregunte: ¿Qué haría Jesús? Y asuma estos pequeños sacrificios por la salud de toda la comunidad, toda la familia humana.

‘Haría cualquier cosa por un cambio’

Una historia que nos advierte acerca de reunirse demasiado pronto para la adoración proviene de “Living Spirit United Church en Calgary”, Alberta, Canadá.

Haga clic aquí para leer

Mientras ejercen precaución, las iglesias deben prepararse para reabrir

Muchas personas están ansiosas por regresar a los edificios de nuestra iglesia y a los patrones de adoración, discipulado y servicio que conocemos y amamos. Mientras esperamos la nueva apertura de nuestras iglesias, podemos prepararnos ahora.
La apertura de iglesias, como la apertura de nuestras comunidades será con precaución y gradual. Pronto, proporcionaremos un resumen de las fases que esperamos que sigan para reabrir sus congregaciones. No hay una línea de tiempo definido, ya que no podemos saber ahora cómo progresará la enfermedad.

Cada iglesia debe ser tan disciplinada y compasiva acerca de la reapertura como lo ha sido durante la adaptación de estar cerrada. Debes pensar tan cuidadosamente sobre tus vecinos y las necesidades de las personas fuera de la iglesia como lo haces también sobre nosotros mismos. El amor nunca termina.

A fines de la próxima semana, se compartirán descripciones detalladas de lo que se requiere y lo que se permite para cada fase. Cada iglesia desarrollará un plan para reabrir que se ajuste a las fases descritas. Deberá compartir su plan de reapertura con el superintendente de su distrito para que su iglesia pase de una fase a la siguiente. Por ahora, puede comenzar a pensar en quién debería ser parte del grupo de planificación, ¿qué desafíos especiales para el distanciamiento social presenta su edificio de la iglesia y qué grupos usan el edificio de la iglesia para el que necesita planificar? Deberá comenzar su reunión de planificación por medios electrónicos.

¿Qué funciona para todos? ¿Zoom? ¿Correo electrónico grupal? ¿Llamadas telefónicas de conferencia? Facetime? Puede comenzar temprano para establecer los medios por los cuales se reunirán y trabajarán juntos.

La reapertura no debería ser un ejercicio para volver a ser las cosas como solían hacerlas. Esto debe planificarse y llevarse a cabo como un proceso creativo e intencional. Al igual que con cualquier dislocación, esta pandemia presenta a cada iglesia la oportunidad de evaluar cómo estaban las cosas, y tomar decisiones sobre a qué practicas podemos regresar o qué dejar atrás.

Fuerza para la larga carrera

Te envié mi primer mensaje sobre COVID-19 el 5 de marzo. Entonces no sabía que necesitaría numerar estos mensajes. Diez semanas después, este es el Aviso # 6 de COVID-19. El comienzo de una crisis llega con un torrente de ansiedad y energía. Todos abandonamos lo que estábamos haciendo y dirigimos la atención al presente, apremiando la necesidad del momento. Después de estas largas semanas con todos los ajustes de escuelas canceladas, el trabajo desde el hogar, los edificios cerrados, la adoración en persona suspendida, ninguna visita al hospital, todo nos ha pasado factura.

Estoy agradecida con cada uno de ustedes que se ha enfrentado al desafío y, al mismo tiempo, estoy consciente de que todos sentimos la tensión a veces e incluso podemos colapsar bajo la carga. Ya no es una practica (Fogueo). Nosotros/as estamos en un maratón. Necesitamos establecer un ritmo que podamos mantener.
Necesitamos hacer tiempo para pagar las facturas, lavar la ropa y limpiar los pisos, cortarnos las uñas de los pies.

Eres preciosa/o a la vista de tu Creador. Respira el aliento de la vida. Exhala el cansancio del momento.

Dios limpiará cada lágrima de sus ojos.
La muerte ya no existirá;
el luto, el llanto y el dolor ya no existirán
porque las primeras cosas han pasado …
Mira, estoy haciendo todas las cosas nuevas …
Al sediento le daré agua como regalo del manantial del agua de la vida.
Adaptado de Apocalipsis 21

Obispa Elaine JW Stanovsky

Aviso #5, de parte de nuestra Obispa en relación con el COVID-19, 24 de abril de 2020

Clero Metodista Unido y Laicos del Gran Noroeste,

“Gracias a la entrañable misericordia de nuestro Dios. Así nos visitará desde el cielo el sol naciente para dar luz a los que viven en tinieblas, en la más terrible oscuridad, para guiar nuestros pasos por la senda de la paz. Lucas 1:78-79

EXTENSION DE SUSPENSIÓN DE ADORACIÓN Y CIERRE DE EDIFICIOS
Como obispa del Área del Gran Noroeste de la Iglesia Metodista Unida, estoy extendiendo la suspensión del culto en persona en nuestras Iglesias y otros ministerios, y el cierre de las facilidades de la iglesia y servicios esenciales en las conferencias de Alaska, Oregón, Idaho y el Pacífico Noroeste hasta el 30 de mayo de 2020, o hasta cuando al menos el gobierno estatal y los funcionarios de salud levanten las restricciones basadas en sus criterios publicados para la reapertura. Esta fecha puede reconsiderarse a medida que cambian las circunstancias.

¿Cómo llegué a esta decisión y qué significa?

24 DE MARZO: Suspensión del culto en persona y cierre de edificios.

El 24 de marzo ordené que el culto en persona y otras reuniones se pospusieran en las Iglesias Metodistas Unidas y otros ministerios hasta el 30 de abril de 2020.

Al mismo tiempo, ordené que se cerraran todas las instalaciones de la Iglesia, excepto los servicios esenciales. Estas acciones se tomaron para proteger la salud de las personas vulnerables, para frenar la propagación de la enfermedad y para evitar que los sistemas de atención médica colapsaran debido al aumento repentino de casos que necesitarían camas y equipos de hospital.

¡Ayudaste a mantener a la gente SALUDABLE!

¡Lo hiciste! Hiciste ajustes y encontraste maneras de ser iglesia sin reunirte para adorar. Tus acciones y el cumplimiento por parte de la población general de las órdenes de los gobernadores parecen haber frenado la propagación, aplanado la curva de la crisis y evitado una crisis en nuestros sistemas de atención médica.

Doy gracias a Dios por las increíbles formas en que has contribuido a estos resultados. Al mismo tiempo, sufrimos por las personas que contrajeron COVID-19, algunas de las cuales fueron hospitalizadas e incluso murieron. Y seguimos manteniendo en nuestros corazones y oraciones a todos los que están en riesgo de contraer esta enfermedad por que prestan servicios esenciales, o tienen condiciones de salud comprometedoras, o quienes, debido a las desigualdades sistémicas en nuestra sociedad, viven con poca o ninguna red de seguridad social.

PASCUA DE RESURECCION: Celebraste la resurrección en la sombra de la muerte. ¡Aleluya!

Encontraste formas de superar todo tipo de obstáculos para celebrar la Pascua. Ustedes clérigos y líderes laicos han demostrado un espíritu aventurero, ya que aprendieron a cuidarse unos a otros, a rendir culto y apoyar a las personas vulnerables en sus vecindarios, mientras mantenían la distancia física y suspendían todas las reuniones. Cristo el Señor resucitó esta Pascua, con gritos de Hosanna!, con oraciones por fortaleza y sanidad, y con actos de generosidad. Muy bien hecho, amados y fieles servidores.

MAYO 1

Ahora nos estamos acercando al final de las instrucciones que les di el 24 de marzo y muchos de ustedes están ansiosos por saber si las restricciones se levantarán o se extenderán. Estoy monitoreando muy de cerca toda la orientación y dirección para así poder levantar las restricciones en cada uno de nuestros cuatro estados del Gran Noroeste, así como también revisando los informes diarios de nuevos casos, muertes y la capacidad del sistema de salud. Como saben, la enfermedad se ha desarrollado a diferentes velocidades en toda el área. Y los climas culturales y políticos en nuestra región son variados, lo que lleva a diferentes evaluaciones de los riesgos involucrados. Me encuentro liderando en medio de la continua incertidumbre y controversia sobre cual es el mejor curso de acción. Tres prioridades basadas en valores informan mi liderazgo como su obispa.

  1. No haga daño: Proteja la salud publica
  2. Haz el bien: Comparta la carga financiera con las personas más vulnerables y con los mas impactados económicamente.
  3. Manténgase en el amor de Dios: Promueva los ministerios que vivifican la Iglesia.

HAZ EL BIEN. Protege la salud pública

Siguiendo el liderazgo de cuatro gobernadores muy diferentes, nuestros cuatro estados están resistiendo la pandemia mejor de lo esperado.  Estoy predispuesta a confiar en los gobernadores de cada estado y escuchar a sus asesores de atención médica, que conocen su región, su gente y quieren brindarles una guía prudente al pueblo. Si bien los cuatro gobernadores han establecido sus criterios para levantar las restricciones gradualmente dentro de sus estados, en la actualidad ninguno de estos gobernadores ha tomado medidas específicas para levantar las restricciones que afectarían a nuestras Iglesias. Cuando lo hagan, las iglesias deberán ser muy cautelosas sobre la reapertura y reuniones en nuestras Iglesias, teniendo en cuenta que entre nuestros miembros y amigos hay muchos participantes que corren el riesgo de contraer enfermedades graves debido a COVID-19, debido a la edad o condiciones de salud comprometedoras.

HAZ EL BIEN. Comparta las cargas de las personas más vulnerables

Durante este tiempo que nuestros edificios han estado cerrados y hemos aplazado el culto en persona, espero que cada congregación se haya comprometido con sus vecinos, al asociarse con organizaciones comunitarias que están directamente involucradas con las personas que son más vulnerables a los impactos económicos de la pandemia. Este compromiso con su vecindario será muy importante para su congregación, su contexto y las asociaciones que puede formar durante este tiempo para usted poder servir a las personas más expuestas durante esta crisis. El otro día escuché de una iglesia en un pequeño pueblo que estableció una “cuenta” con el supermercado local para que las personas que necesitaban comida pudieran “comprar” lo que necesitaban y cobrarlo a una cuenta de la iglesia. En este acuerdo todos ganan, las personas obtienen comida, la iglesia sirve a las personas necesitadas, a quienes quizás ni siquiera conocen, y el negocio de la tienda de comestibles recibe apoyo. No existe una receta para este tipo de respuesta innovadora. Todo se basa en relaciones locales que pueden convertirse en redes de cuidado.

MANTÉNGASE EN AMOR DE DIOS. Promueva los ministerios que vivifican la Iglesia. 

Si bien sé que la efectividad del ministerio y la salud de la vida de la congregación se ven afectadas cuando las personas no pueden reunirse para adorar, esta dificultad no nos debe justificar a correr el riesgo de propagar la enfermedad a través de reuniones de la iglesia o exponer a personas mayores con problemas de salud y hasta la posibilidad de muerte al reabrir nuestras reuniones de la iglesia demasiado pronto. Confío y sé que los líderes y las personas en cada iglesia están encontrando formas creativas de continuar cumpliendo la promesa de Dios de vida abundante para todas las personas y toda la creación a pesar de estas circunstancias extremas. Cuando sea el momento adecuado, nos reuniremos nuevamente y reconstruiremos y renovaremos nuestros ministerios.

31 DE MAYO – PENTECOSTÉS

Al entrar en otro mes de algún nivel de separación física, esperamos que podamos reunirnos en nuestras iglesias el 31 de mayo en el día de Pentecostés. Pentecostés se considera el cumpleaños de la Iglesia, cuando personas de muchas naciones se reunieron en Jerusalén para escuchar a Pedro predicar. El libro de los Hechos describe cómo la gente entendió lo que el dijo, a pesar de que hablaban muchos idiomas diferentes. Espero que podamos reunirnos en adoración ese día, o tal vez antes. Mantengamos esto como una fecha en que todos esperamos, para orar y para trabajar. Y si no puede ser el 31 de mayo, si llega antes o después, entonces, nos ajustaremos, tal como lo hemos estado haciendo durante estas semanas. 

No necesito recordarte que Dios está con nosotros y en el trabajo que realizamos. No necesito recordarte que los milagros suceden todos los días, incluso en medio de la enfermedad y la muerte, a medida que las personas de corazones generosos vierten su vida en amor y servicio en donde es necesario.  Somos bendecidos al ser de bendición. Gracias a nuestro Dios, que abre el camino de la vida ante nosotros. 

Que Dios te bendiga y te guarde hoy y en los días venideros.

Obispa Elaine JW Stanovsky

Únase al seminario web, “Webinar”, este próximo miércoles con nuestra Obispa

La obispa Elaine JW Stanovsky invita a los pastores/as y a los laicos en las tres conferencias del Gran Área Episcopal del Noroeste a un seminario web, sobre el impacto que el Coronavirus está teniendo en las iglesias locales de la región.

El seminario web se llevará a cabo este miércoles por la mañana, 1ro de abril, a las 9 a.m., hora del Pacífico (8 a.m., hora de Alaska y 10 a.m., hora de la montaña).

Para participar en el seminario web, debe HACER CLIC AQUÍ para registrarse con anticipación. El registro ya está disponible y todos los laicos y clérigos metodistas unidos en el Gran Noroeste son bienvenidos.

Después de registrarse, recibirá un correo electrónico de confirmación con información sobre cómo unirse al seminario web. Para aquellos que no hayan usado Zoom antes, visite https://greaternw.zoom.us/test antes de la reunión para probar su conexión y descargar el software necesario.

También puede llamar al seminario web por teléfono para escuchar. Los números de llamada se proporcionarán a las personas por correo electrónico después de que se registren.

El seminario web ofrece una oportunidad para que las participantes puedan enviar preguntas durante la conversación y que estas preguntas pueden ser respondidas por la Obispa y otros panelistas que serán invitados a la discusión.

Los obispos de la jurisdicción occidental ofrecen orientación de cómo mantener la celebración del Sacramento de la Comunión

Carta al clero metodista unido de la jurisdicción occidental
La Iglesia Metodista Unida
Colegio de Obispos de la Jurisdicción Oeste

Amados/as siervos/as de Cristo,

Escribimos, como sus líderes episcopales, en estos días sin precedentes de cambio social debido a la crisis de COVID-19. Estamos agradecidos por las muchas formas en que han respondido, aprendiendo nuevas destrezas y experimentando mientras buscan responder a las necesidades pastorales de sus comunidades.

Hemos recibido muchas preguntas sobre la comunión en línea: ¿Es esto posible? Los presbíteros ordenados de la Iglesia Metodista Unida han sido apartados para cuidar y administrar los sacramentos en la vida de la Iglesia. Los pastores locales con nombramientos en iglesias locales también tienen este privilegio extendido. ¿Cómo vamos a ser el cuerpo de Cristo en estos días que vivimos cuando no podemos encontrarnos en la presencia el uno del otro, sino únicamente reunirnos en línea o por otros medios?

El Sacramento de la Santa Comunión es un medio de gracia en nuestra tradición Wesleyana. A través de este sacramento, experimentamos el misterio de la gracia preveniente, justificadora y santificadora de Dios. En esta santa cena, cuando llegamos a la mesa con corazones arrepentidos y agradecidos experimentamos a Cristo totalmente presente, y recordamos lo que Dios ha hecho a través de Jesucristo por nuestro bien y del mundo entero. A través de la Santa Comunión, somos traídos a una relación segura con Cristo y entre nosotros mismos como miembros del cuerpo de Cristo, a través del tiempo y el espacio en que vivimos.

En estos momentos en que no podemos encontrarnos en persona, creemos que es importante ofrecer mutuamente este medio de gracia vital. No estamos indicando que la Santa Comunión se celebre en todas nuestras congregaciones en este tiempo de distanciamiento social. Sin embargo, apoyamos a nuestros clérigos que a través de la reflexión y la oración han llegado al lugar de creer que su congregación se fortalecería en esta hora al compartir la Santa Comunión. Confiamos en la sabiduría y la fidelidad de nuestros cleros para discernir tales asuntos pastorales en sus contextos particulares.

Especialmente en este tiempo de separación física entre nosotros, la Santa Comunión puede ser un medio del poder sanador de Dios. Permanecemos abiertos a lo que Dios nos está enseñando en este momento. Creemos en la importancia de ser comunidad, de estar presentes y juntos en la Mesa de nuestro Señor, arrepentidos de nuestros pecados y buscando vivir en paz los unos con los otros. Apoyamos a nuestros cleros en sus esfuerzos por encontrar formas de llevar los medios de gracia al pueblo de Dios sabiendo que el Espíritu Santo, nos hace uno en Cristo, unidos el uno con el otro y somos uno en el ministerio para todo el mundo, y esto es infalible con nosotros. Recuerda que te han confiado esta Santa Cena. Reverentemente prepare a su congregación para recibir los dones de Dios que están destinados su pueblo:

Algunos de ustedes se están reuniendo a través de transmisión en vivo, via Zoom y otras plataformas. Otros se conectan por teléfono o dependen de material impreso o un disco DVD. Aquí hay algunas cosas que debe considerar:

  1. Antes de proveer la Santa Comunión a través de estos nuevos medios, diga a las personas lo que necesitarán tener a mano para participar, teniendo en cuenta que no queremos aumentar la ansiedad de ellos o poner en peligro su seguridad al exigir un viaje al supermercado durante este tiempo. ¿Qué elementos básicos pueden tener las personas a la mano que sean convenientes y puedan usarse? Brinde a los miembros de su iglesia y a otras personas que elijan participar con usted en la Santa Comunión suficiente orientación para ayudarlos a experimentar plenamente la presencia de Cristo nuestro Señor.
  2. Celebrar la comunión en línea nos brinda la oportunidad de profundizar la comprensión de la Santa Cena en nuestras congregaciones. Al reunir a su comunidad de fe para celebrar la Santa Cena, discuta nuestra teología de la Eucaristía y cómo es este medio de gracia nos une a Cristo y a los demás. Este Santo Misterio: Una comprensión metodista unida de la Santa Cena es un recurso útil que nos mantiene unidos en nuestro entendimiento común de la comunión. Se puede encontrar en línea AQUÍ.
  3. Para aquellos que no pueden conectar la adoración de la congregación a través de la tecnología y, por lo tanto, los elementos no pueden ser consagrados en línea, recomendamos que:
    • Usted compre los elementos de la comunión pre-empacados (por ejemplo, vea: ESTE ENLACE). Si elige usar estos elementos, recuerde consagrarlos antes de enviarlos a los miembros y constituyentes de la iglesia.
    • Puede optar por enviar por correo estos elementos consagrados o con la ayuda de líderes laicos puede entregarlos en los hogares de las personas mientras practican el distanciamiento social.
    • Algunas congregaciones ya cuentan con equipos de visitación que distribuyen la comunión. Aconsejamos que los pastores que aún no tienen estos equipos los creen para ayudar a participar en el intercambio de la Sagrada Comunión.
    • Creemos que el contacto humano es crítico para aquellos que no pueden unirse en vivo a través de la tecnología. Cuando estos elementos consagrados se envían a los hogares de las personas, debe seguirse con una llamada del pastor o miembro del equipo de visitas para que las oraciones de comunión puedan ofrecerse juntas. Es posible que desee agregar una liturgia escrita a los elementos cuando los envíe. No olvides practicar precauciones de seguridad.

Seguimos orando contigo y por ti. Usted está proporcionando un centro vital de conexión comunitaria y la esperanza que se encuentra en las Buenas Nuevas de Jesucristo. Que Dios continúe equipándote y fortaleciéndote para el ministerio al que has sido llamado.

En servicio contigo,

Robert T. Hoshibata, President
Minerva G. Carcaño, Secretary
Grant Hagiya
Elaine JW Stanovsky
Karen P. Oliveto

Aviso #3 de parte de nuestra Obispa acerca del COVID-19, 24 de Marzo de 2020

“Maestro”, dijo, “¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?” Él respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo “.

Lucas 10:25b, 27


En medio de una crisis más allá de nuestra imaginación, es bueno volver a lo básico:

Ama a Dios | Ama a tu prójimo | Tu vivirás

Jesús no dice que si haces esto no obtendrás el “Coronavirus” o que si lo obtienes no morirás. Jesús dice que, pase lo que pase, si vives tu vida amando a Dios y a tu prójimo, experimentarás la bendición de vivir la vida en toda su plenitud. Esta es mi oración para todos los que tratamos de seguir los pasos de Jesús.

AMANDO A DIOS MIENTRAS PROTEGEMOS LA SALUD PÚBLICA

Suspensión de la adoración en persona y otras reuniones hasta el mes de abril
Como su obispa, estoy encargada de dirigir y supervisar los asuntos espirituales y temporales de la Iglesia Metodista Unida. Por el amor de Dios y de nuestros vecinos en todos los lugares, hoy dirijo la suspensión continua de la adoración en persona hasta el 30 de abril de 2020. Este comunicado es vigente para todas las Iglesias Metodistas Unidas en los estados de Alaska, Idaho, Oregón, Washington y en cualquier parte del área Episcopal del Gran Noroeste en donde sirve un clérigo Metodista bajo mi supervisión. Esta suspensión de adoración en persona incluye el Domingo de Ramos, Semana Santa y Pascua de Resurrección. Esto aplica tanto a la adoración interior y exterior, bodas, funerales y cualquier reunión durante los días de la semana. Por favor, continúe dirigiendo la adoración, estudio de la Biblia, grupos de oración y grupos de compañerismo si puede hacerlo virtualmente (en línea).

El virus se está propagando en todos los estados del país en un círculo vicioso e invisible. Cuando una persona se infecta, los síntomas no aparecen hasta por dos semanas. Si no siguen las pautas de higiene y distanciamiento social, expondrán a otros, que no mostrarán síntomas durante dos semanas, mientras que a su vez, estos expondrán a otros. Para detener la propagación del virus y evitar que los sistemas de atención médica se vean abrumados, cada uno de nosotros debe tomar precauciones para protegernos a nosotros mismos y a los demás como si estuviéramos portando el virus y como si las personas que nos rodean estén infectadas. Así es como nos amamos a nosotros mismos y a nuestros vecinos por ahora, sin importar dónde usted viva o si usted conoce a alguien que haya sido diagnosticado con el “Coronavirus”.

Semana Santa y Pascua de Resurrección
Para las iglesias que no pueden o deciden no dirigir la adoración de forma virtual, estoy trabajando con un equipo para producir un video que servirá de recurso para la adoración del Domingo de Pascua, el cual las iglesias locales podrán tener acceso en cualquier momento y en cualquier lugar si tienen servicio de “Internet”. Este recurso incluirá una variedad de voces, rostros y paisajes de varios lugares y personas del área noroeste. Motivamos a los grupos a organizar fiestas usando el “Facebook” para compartir la Pascua juntos / separados.

Comunión
Los obispos de la Jurisdicción occidental estarán emitiendo una carta sobre la celebración en línea, de la Sagrada Comunión para ser usada cuando no nos estamos “congregando en persona” para la adoración. Esta guía estará disponible mañana. ACTUALIZACIÓN – Lea la carta aquí.

Cierre de todas las facilidades de la Iglesia, excepto los servicios esenciales.
Todos los edificios de la Iglesia Metodista Unida y otras facilidades se cerrarán, a partir del 28 de marzo con referencia a todos los servicios, excepto los esenciales, y únicamente en la medida en que lo permitan las restricciones o consejos de los gobiernos estatales y locales. Estas prácticas de limpieza e higiene de protección son obligatorias para todos los servicios esenciales que se lleven a cabo en las facilidades de la Iglesia Metodista Unida:

  1. Limpie y desinfecte el edificio antes y después de cada uso.
  2. Distancia social de 6 pies entre los participantes.
  3. Lavarse las manos con agua y jabón o usar desinfectante para las manos.
  4. Toser y estornudar en pañuelos desechables y depositarlos en recipientes cerrados.

AMANDO A NUESTROS VECINOS

Dios ama a los fieles, para que los fieles puedan amar a los hijos de Dios mas vulnerables. Esta pandemia está poniendo a muchas personas en grave riesgo de enfermedad, aislamiento, hambre, desempleo, enfermedad mental. Proteger a las personas del virus es solo el comienzo. Nuestro llamado es para dar nuestras vidas en la formación de relaciones con personas pobres, sin hogar, marginadas, desempleadas, maltratadas, despreciadas y olvidadas. En cada lugar, le desafío a que piensen creativamente acerca de cómo su iglesia puede escuchar el lamento de los necesitados y puedan responder de maneras que ofrezcan dignidad, autodeterminación y esperanza. Pueden responder con tarjetas de regalo para supermercados, bancos de comida, tener voluntarios que hagan las compras y entreguen los alimentos a personas con condiciones vulnerables, hacer llamadas telefónicas, tener artículos de higiene para personas sin hogar. Si le preguntas a la gente de tu comunidad qué necesitan, ellos te lo dirán.

COMPARTIENDO LA CARGA EN CONEXIÓN

Sabemos que esta crisis creará dificultades para las iglesias locales. Los presupuestos de la iglesia se verán afectados a medida que las personas sean despedidas de sus trabajos, luchen por comprar alimentos y pagar el alquiler, y a la misma vez vean cómo se desploman sus ahorros para la jubilación. Los líderes de su conferencia planean reducir los ingresos en las iglesias locales y en el nivel de la conferencia. Mis prioridades, mientras hacemos ajustes son:

  1. Encontrar maneras de aliviar la carga sobre las iglesias locales,
  2. Protegiendo la seguridad de ingresos para el clero y el personal en nuestras iglesias y conferencias,
  3. Re-dirigir recursos para aliviar la tensión financiera entre los más vulnerables.

Reconocemos que los fondos ahorrados para un momento de necesidad son necesarios ahora. Esté atento a los planes concretos.

HAGAMOS UNA FECHA PERMANENTE …

Todos los miércoles por la mañana durante el mes de abril, el clero y los miembros laicos de la Conferencia Anual podrán unirse a un seminario web de Zoom conmigo y otros líderes de la conferencia a las 9:00 a.m. PDT (10 a.m. MDT, 8 a.m. AKDT). Si desea ser parte de estas reuniones, marque en su calendario para estar presente a esta hora todos los miércoles y esté atento a los enlaces.

Que Dios te bendiga y cuide de ti;
Que DIOS sea bondadoso contigo y te de Su gracia;
Que Dios te mire con favor y te dé paz.

Obispa Elaine JW Stanovsky

Respuestas de nuestras Iglesias Locales al COVID-19

El pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo. John 6:33


Amigos y Colegas en Cristo, la gracia y la paz estén con ustedes mientras navegamos por las aguas inciertas y desconocidas del COVID-19 que cambian nuestras vidas.

USTEDES HAN SIDO INCREIBLES! Mientras navegaba por una variedad de experiencias de adoración en línea estos dos últimos domingos, observe personas cantando, orando y predicando con todo el corazón. Mi profundo agradecimiento a cada uno de ustedes que están intentando algo nuevo en respuesta a las circunstancias nuevas y desafiantes que vivimos.

Al mismo tiempo, sabemos que esto no va a funcionar para todas las personas ni para todos los lugares. No hay nada de malo si su iglesia decide enviar boletines y sermones impresos o si se une a otra iglesia para su culto en línea. Si intenta algo y no funciona, solicite ayuda o pruebe algo diferente. No hay una sola respuesta correcta para todas las circunstancias y capacidades de nuestras iglesias. Los líderes que se adaptan y no siguen a la multitud, usan los recursos que tienen (o pueden obtener) para atender las circunstancias que enfrentan.

Tu tienes muchas preguntas sin respuesta

Pascua de Resurrección. Usted quiere saber acerca de las celebraciones de Semana Santa y Pascua de Resurrección.  Les prometo que antes del martes 24 de marzo les informare si extenderé, enmendaré o levantaré la suspensión de la adoración en persona en nuestras iglesias. Cumpliré esa promesa.  Yo esperaba tener una decisión hoy, pero luego de consultar con otros líderes de la conferencia y asesores de la respuesta a esta crisis, voy a esperar para tomar una decisión final. Es probable que extienda la suspensión de la adoración hasta la Pascua de Resurrección, el 12 de abril de 2020 y tal vez más allá, así que prepárense para esta posibilidad. Estamos planeando ofrecer una alternativa en línea para la adoración local durante la Pascua de Resurrección en caso de que la adoración en persona continúe suspendida.

Conferencia general. Conferencias Anuales. Conferencia Jurisdiccional.

Ayer supimos que la Conferencia General de mayo se pospondrá. Los líderes del área del Gran Noroeste y la Jurisdicción Occidental están monitoreando de cerca las recomendaciones de las agencias de salud pública, ya que el bienestar de todos los participantes es nuestra mayor preocupación. Les informaré tan pronto se tomen decisiones acerca de la Conferencias Anual y Conferencia Jurisdiccional.

Finanzas. Sabemos que estamos en medio de un dramático descenso económico. No sabemos cuánto durará ni qué tan profundo será. Sabemos que ya algunos están experimentando pérdida de empleo e ingresos. También sabemos que algunas iglesias locales ya están experimentando ingresos bien reducidos. Los líderes de la conferencia ya están explorando formas en que podemos aliviar la presión sobre las iglesias locales, y formas en que podemos mantener las funciones esenciales de la conferencia durante este tiempo de escasez.

Trabajo con el Espíritu y el Alma: Cuidar nuestras relaciones personales, nuestro espíritu así también como nuestros cuerpos.

Sabemos que los seres humanos somos vulnerables a la inseguridad y al aislamiento, de la misma manera que somos vulnerables a este virus.  Comparto con ustedes sus inquietudes acerca de cuán dañino puede ser el miedo, la escasez y el aislamiento al momento de tratar de mantener un equilibrio entre 1) proteger y preservar la salud física y 2) la preocupación por la salud espiritual y el como fomentar el nutrir nuestras relaciones personales. En el mejor de los casos, vemos, atendemos e invitamos a la integridad de las personas a las que servimos para que estén presentes en la adoración, en la oración, en la vida de la Iglesia. Pero también sabemos que no estamos realmente completos por teléfono, ni en línea, ni con 6 pies de separación.

Pero nos preguntamos; ¿Cómo profundizamos nuestra confianza en Dios, en los demás y cultivamos la interacción humana mientras practicamos distancias seguras entre nosotros? Un pastor cambio la manera de decir  “distancia social” por “distancia física”, enfatizando la importancia de acercarse socialmente, a pesar de la distancia física. Esto un desafío. Pero no es imposible. Sé que estás alcanzando un buen nivel compartiendo ideas creativas: desde la adoración en línea hasta la manera en que compartes las despensas de alimentos y las reuniones de oración para tu comunidad.

¿Qué esperanza nos ofrece Dios?

Su fe en Dios debería ser un recurso para usted en estos tiempos.

El COVID-19 está causando cambios amplios a largo plazo en nuestra vida cotidiana y en toda la raza humana, a nivel mundial. Experimentamos los efectos en nuestra vida diaria: anaqueles en las tiendas vacíos, actividades restringidas y una conciencia inusual de cada estornudo, picor en la garganta y la tos matutina. ¿Cuántos perderán sus trabajos? Casas? Pensiones? ¿Cómo vamos a comer? Nos preocupamos por nuestros padres, abuelos e hijos. Algunas familias viven en un contacto más estrecho de lo habitual y experimentan lo positivo o negativo de una comunidad cercana.

La Biblia reconoce que la vida viene con bendiciones y dificultades. Tiempos de abundancia y tiempos de escasez. Y la Biblia también nos muestra que las malas noticias no son la última palabra. Estamos viviendo en un mundo imperfecto, incierto, peligroso y desconcertante, el mismo mundo que Dios describe en la Biblia.

Como cristianos, tenemos una relación con nuestro Salvador que consuela a los afligidos, rescata a los que perecen, y recibe a los extranjeros. Lo conocemos como un ser humano que vivió en este mundo de miseria, y se desvivió para alcanzar todos los grupos sociales.  Lo conocemos como Dios entre nosotros. Y Jesús nos invita a ser socios de la gracia salvadora de Dios al estar con otros. Jesús conoce nuestra fuerza mejor que nosotros. Escucha la voz del Salvador, que te dice que tu estás viviendo un momento de prueba. Lo puedo ver!. No estoy causando esta enfermedad!. Esto es parte de un mundo imperfecto. Estoy contigo!, llevándote a ser una bendición en este mundo de dolor.

Te estoy pidiendo que no compartas Comunión por un tiempo. Pero no olvides el pan y la copa. La vida de Jesús, dada por ti. El amor derramado por ti. Jesús dice: este soy yo: mi cuerpo, mi sangre. La Copa de Salvación. No necesitas los símbolos para experimentar la presencia real de Dios. Recuerda el amor de Dios por ti. Dios nos pone en este mundo para amarnos unos a otros.

Nada puede separarnos del amor de Dios en Jesucristo. La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.

Obispa Elaine JW Stanovsky

  • 1
  • 2
© Copyright 2019, Greater Northwest Episcopal Area. All Rights Reserved.